Inicio / Fútbol / Su alteza Real Rodrygo, le da la vigésima Copa del Rey al Madrid
Final Copa del Rey. Real Madrid 2-1 Osasuna

Su alteza Real Rodrygo, le da la vigésima Copa del Rey al Madrid

El brasileño comenzó dándole el pase en su eliminatoria en Cáceres con el único tanto del encuentro y cierra una Copa del rey casi inmaculada con los dos tantos blancos de la final sevillana.

Publicidad
Telba Limpieza - El deporte de Madrid, sin escombros

Sevilla y su estadio olímpico de La Cartuja albergaban una final inédita en el torneo del KO entre el Real Madrid, que disputaba su final número 40 ante un Osasuna que la disputaba por segunda vez.

El conjunto de Ancelotti se presentaba como máximo favorito ante un conjunto, el de Arrasate, que está disfrutando de uno de sus mejores años en la historia.

Rápidamente iba a ponérsele de cara el partido a los de Ancelotti cuando a los dos minutos de partido una jugada personal de Vinicius que la pone atrás para que Rodrygo perfore la portería a las primeras de cambio. Ya sacaba a relucir el brasileño la elasticidad y la combinación brasileña no falló.

El Osasuna buscaba el empate nada más conseguir ponerse por debajo, con un cabezazo de Budimir que caía a las manos del portero belga del Madrid tras el centro de Rubén Peña por la derecha. El propio Budimir lo volvería a intentar minutos después con otro testarazo, esta vez tras centro desde la izquierda, pero en esta ocasión se marchaba desviado.

Antes de la media hora de encuentro el conjunto merengue tendría una nueva ocasión tras una jugada de tiralíneas saliendo de Kroos que se libraba de la presión y montaba la contra Vini que la ponía al segundo palo donde Rodrygo la dejaba tocada para el disparo de Benzema, se cantaba el segundo, pero apareció la manopla abajo fuerte de Sergio Herrera para evitarlo.

El encuentro era dinámico y eso provocaba las jugadas de ataque de uno y otro equipo hasta que Abde tuvo el empate tras marcharse de Camavinga y quedarse mano a mano ante Courtois al que superaba con una vaselina, pero aparecía Carvajal para mandarla fuera ante tristeza de los osasunistas.

El ritmo de ocasiones bajaba, al menos de manera corrida hasta que apareció Alaba que con un libre directo la mandaba al larguero. Buscó la escuadra y se topó con la madera el defensor madridista.

Al igual que se quedaba con las ganas Vinicius antes del descanso y de que los rojillos se centrasen en el brasileño para sacarlo del encuentro, con una jugada tras robo en centro de campo madridista que el brasileño buscaba la escuadra, pero se marchaba desviada por poco de la portería osasunista.

La segunda mitad arrancó con presión alta rojilla. Los de Arrasate querían incomodar la salida de balón madridista, lo que hizo que los de Carlo no se sintiesen cómodos.

Una presión alta que surtió efecto cuando a los doce de la reanudación, Lucas Torró, desde la frontal, la engancha ajustada al palo derecho de Courtois al que nada pudo hacer el belga para desatar la locura pamplonica que acabó con varias decenas de aficionados rojillos en el perímetro de juego tras ceder la valla del fondo sur donde se situaban teniendo que ser varios de ellos evacuados por las asistencias sanitarias y teniendo que intervenir los bomberos por la quema de bengalas.

Valverde trató de volver a poner la desigualdad en el marcador, tras una gran jugada por línea de fondo de Benzema, pero su remate, picado, no encontró portería.

Pero tendría que aparecer Su Alteza Rodrygo para darle la ventaja de nuevo y a la postre definitiva tras una gran jugada de Vinicius que asiste atrás, el disparo de Valverde golpea en un defensor y le cae al hombre de la Copa para el para el Madrid, Rodrygo, que no falla en el mano a mano para superar a Sergio Herrera y volver a adelantar a los madridistas.

El segundo tanto blanco desarboló los planes pamplonicas y ni los cambios de Arrasate pudieron darle la consistencia y el empuje para acosar a un Madrid que finalizó el encuentro sintiéndose cómodo y pudiendo ampliar la ventaja con un remate de Alaba a la media vuelta con una volea tras centro de Rodrygo que a punto estuvo de sorprender, pero se marchó por encima de la portería pamplonica.

El Osasuna dispuso de la última, más con corazón que con cabeza con un centro desde la derecha rojilla que a punto estuvo de ser el empate, finalmente Militao achicaba bien taponando el disparo a escasos centímetros de la línea de gol y dándole así la vigésima Copa de SM el Rey al Real Madrid.

Ficha del Partido

Foto: RFEF

Scroll al inicio
Ir al contenido