Jª 15.- RAYO ALCOBENDAS C.F. 2-1 E.F.M.O. BOADILLA

El Rayo Alcobendas acaba el año de la mejor manera posible

Los locales remontaron en el último minuto gracias al tanto de Sergio ante un Boadilla que lo tuvo en su mano

Cargando...

Con sufrimiento sabe mejor la victoria. Así es como consiguió llevarse el equipo de Rubén Buchón el encuentro. Un choque que se les complicó mucho después del tanto inicial visitante. Antes del descanso igualaron la contienda. Los locales siguen en escala ascendente, y aunque queda mucho recorrido aún, se puede empezar a decir que son candidatos a luchar por el ascenso a División de Honor.

xxxxxxxxxx

Última batalla del año para un Rayo Alcobendas, segundo en la clasificación, que se le fue dos puntos importantes la semana pasada ante el complicado Sporting de Hortaleza a domicilio. Enfrente, estaba el Boadilla, un equipo de la zona baja de la tabla y que busca escalar posiciones para no verse comprometido.

Comenzaba el partido y el equipo visitante sabía que hoy les tocaba defender y correr mucho detrás del balón. Los jugadores de campo no presionaban en bloque alto, sino que esperaban hasta el círculo central para cortar los pases filtrados por centro, lo que obligaba al Rayo a precisar los pases o apostar por los balones altos.

El equipo de casa había salido con el dominio de la pelota y buscando la profundidad por las bandas. Estaban todos los jugadores plantados en campo contrario en busca del primer gol. Buena carta de presentación. Tocaban de un lado a otro ensanchando el campo. Había mucha gente en el centro.

El Boadilla esperaba atrás resguardados, en busca de un ataque rápido o aprovechar el balón parado. Así vino el gol. Córner por la derecha, el balón queda suelto en el área y Emilio mete la bota para adelantar a su equipo. Se encendían las alarmas en el Rayo, pero aún quedaban más de ochenta minutos.

Los locales continuaron con la posesión del cuero y los visitantes atrás cerrando todos los espacios. De hecho, respondieron al gol visitante un minuto después con una buena jugada de Sergio que se la dio a Ot desde atrás pero su disparo la saca la defensa bajo palos.

Los franjiverdes podían tener la pelota todo el tiempo, pero no encontraban el modo de traspasar la muralla. Les costaba buscar el modo de hacer daño hasta que vino el tanto de la igualada. Oskar pone un balón largo exquisito para el desmarque de Sergio, que, sin dejar botar el balón, toca con lo justo para enviar el balón a la red. Hay mucho partido por delante.

El Boadilla, lejos de venirse abajo, se encerró más, aguantando las embestidas de los locales. Buen trabajo defensivo. Los jugadores del Rayo optaron por enviar balones al área, y así obligar a la defensa visitante a trabajar. Estaban haciendo un buen trabajo los extremos ayudando a los laterales.

Antes de llegar al descanso, los de casa iban a tener dos ocasiones. La primera, tras el tiro de David que golpea a un defensor y se envenena. La segunda, a la salida del córner, después de un cabezazo de Sergio que no encuentra la suficiente trayectoria como para sorprender al portero.

En la reanudación del choque, la intensidad estaba siendo muy alta. Quizás, porque el Boadilla había dado un paso para adelante. Ahora sí que presionaban la salida del balón del rival. Durante los primeros minutos de la segunda mitad había mucha lucha en cada balón dividido y muchas más interrupciones.

El Rayo tuvo una gran ocasión para adelantarse tras una buena triangulación en ataque, pero Sergio se llenó de balón y mandó la pelota muy desviada de la portería. Gran oportunidad cuando mejor estaban plantados los visitantes sobre el terreno de juego.

Poco a poco, los de casa fueron viniéndose arriba, acorralando en su área al rival, aunque no encontraban espacios. Estaba siendo un asedio del Rayo, no obstante, quienes tuvieron las mejores ocasiones fueron los visitantes. La primera avisó Ricardo con un latigazo desde 25 metros. La segunda tras una contra de Ignacio y que paró el portero con una gran estirada.

En el último tramo, con la emoción a flor de piel, el partido se volvió loco donde hubo de todo. Para empezar, Diego se autoexpulsa en tan solo un minuto dejando a su equipo con diez. Justo en ese minuto se desata la locura en el bando local con el gol de Sergio tras rematar solo un centro desde la izquierda. Duro palo para los visitantes que han sido un digno rival y que le han plantado cara al equipo revelación de la temporada.