Jª 7.- RAYO ALCOBENDAS C.F. 6-2 ESC.MUN.FUT. ALUCHE

El Rayo Alcobendas se abona a las goleadas

Los locales continúan en casa invictos y endosan un set a un Aluche de menos a más

Cargando...

El Rayo Alcobendas repite el mismo festival que la semana pasada con otro recital y se consolida en los puestos de arriba de la clasificación. Tres goles al descanso finiquitaron un encuentro que en la segunda parte los visitantes subieron la intensidad. En la segunda parte, se desató la locura con cinco goles para ambos conjuntos.

xxxxxxxxxx

Misma faena y mismo número goles que convirtieron el combinado de casa al equipo visitante, el Aluche, que venía de cosechar sus primeros tres puntos en casa por la mínima ante el Rayo Vallecano. Los mismos puntos ganó el equipo local la semana pasada ante el Aravaca con una gran goleada abultada en el luminoso.

El partido comenzó como se esperaba: el Rayo Alcobendas quería jugar con el balón, pero esta vez el rival sí que apretaba y dificulta muchas veces la circulación del balón. Los pupilos de Diego García, sabedores de lo peligroso que es su rival con el cuero, no les dejaban un milímetro para que piensen a qué jugador dársela.

El control lo tenían los locales, pero no estaban cómodos. Enfrente estaba un equipo que iba con mucha intensidad a cada disputa de balón. Defendían con las líneas juntas para tapar todos los huecos posibles. No obstante, primera vez que los de Rubén Bullón conseguían mover la pelota y terminaba el balón en la jaula. Buena apertura al carril izquierdo para la carrera de David que la pone para Sergio, y éste abre la lata en el marcador.

Sin tiempo para lamentaciones, el segundo llegaba seis minutos después. Vega ejecutaba un pase perfecto a la espalda del lateral derecho; ese balón tenía un destinatario llamado David, que batía en el mano a mano al guardameta. Dos golpes muy duros para sus rivales que no estaban siendo tan inferiores a su rival.

Sin embargo, este tanto dejó muy tocado al Aluche que se encontraba en un “mar de dudas”. El gran problema que tenían era que no tenían mucho miedo a perder el balón y no arriesgaban para crear algo de peligro o inquietar al portero. Aún estaban digiriendo los dos varapalos, pero estaba al borde de la lona.

A partir de este momento, el Rayo Alcobendas se puso a hacer lo que más le gusta: adueñarse del balón y hacer sufrir a los contrarios sin balón. Posesiones largas de los locales que provocaba que la defensa rival se metiese atrás a defender. Al Aluche solo lo intentaba a través de las contras, castigando las pocas imprecisiones de los jugadores locales.

El cuadro franjiverde salía bien de la presión y rondaba el tercero para así matar a dos pájaros de un tiro: a su rival y, lo más importante, al partido. El siguiente gol iba a llegar al borde del descanso, cuando más duele. Pared magistral que deja solo Ot que marca y deja el encuentro encarrilado. Partido calcado al de la semana pasada.

En la reanudación tras el descanso, estuvo el cuarto al caer, pero Mori topó con el portero, que estaba salvando los muebles a su equipo. Hubo varios minutos de desconexión por parte de los locales durante algunos minutos y eso animó a los visitantes que se vinieron arriba en busca del primero.

El Aluche conseguía poner en aprietos la salida de balón y lograba robar el balón muy cerca del área. Pese a ello, el autor del primero gol iba a tener el gol en sus botas, pero no logra estar fino en la ejecución.

Ahora era el Aluche quien dominaba el juego y tanteaba el gol. Habían aumentado la intensidad y las luchas las ganaban. En saque de esquina, Daniel puso picante el partido con un cabezazo y metió a su equipo en el duelo. Aunque un minuto después el Rayo iba a contrarrestar el gol con otro cabezazo, esta vez de Guillermo. Les duró poco la alegría a los visitantes.

Pese a tener difícil el encuentro lo seguían intentando. Estaban haciendo correr al Rayo que se nota que sufren sin ser dueños del balón. No conseguían llegar con mucha claridad, pero probaban al portero. Otra vez a balón parado iban a acercarse en el marcador. Esta vez, fue a través de una volea bien empalmada por parte José en la frontal.

Que locura se estaba viviendo en Valdelasfuentes. En la recta final del choque, los locales lograron la sentencia y sellaron los tres puntos. El quinto fue de Sergio, tras una gran triangulación por la derecha. El broche final lo iba poner el otro delantero, Alejandro, que le dejaron meterse hasta la cocina para batir por bajo.