Inicio / Matagigantes / LOS CLAVERÍA; MATAGIGANTES XXXII
LOS CLAVERÍA; MATAGIGANTES XXXII
LOS CLAVERÍA; MATAGIGANTES XXXII

LOS CLAVERÍA; MATAGIGANTES XXXII

Gracias Pablo por ser el gancho perfecto para homenajear a una leyenda del fútbol sala y del deporte español. Gracias Julio García Mera, gracias Miguel Ángel Cobeta por haber emocionado al que fue mejor portero del mundo en su deporte, Jesús Clavería. Su humildad, su saber estar, su amistad le han convertido en unos de los Matagigantes más especiales que hemos tenido en nuestro programa.

Gracias Pablo por ser el gancho perfecto para homenajear a una leyenda del fútbol sala y del deporte español. Gracias Julio García Mera, gracias Miguel Ángel Cobeta por haber emocionado al que fue mejor portero del mundo en su deporte, Jesús Clavería. Su humildad, su saber estar, su amistad le han convertido en unos de los Matagigantes más especiales que hemos tenido en nuestro programa. Gracias Jesús por esa frase “he acudido por ti, no me gusta mezclar mi pasado con el presente de mi hijo”. Mucho fútbol sala en un programa para rayistas, espero que una máxima que siempre he defendido en la radio haya sido verdad, nadie apaga la radio si la historia es buena sea el programa de lo que sea. De corazón, quiero que la gente escuche mucho este programa porque en él hay deporte, complicidad entre padre e hijo, amistad a prueba de bombas entre antiguos compañeros que lograron ser mejores que los brasileños, mejor que nadie en el mundo, jugando con un balón con los pies.Todos idolatramos a aquella generación de jugadores que lograron a nivel de clubes con Interviú y con la selección ser una leyenda. Todos, pero alguno más que otro. De los ojos de Leva salían estrellas de dibujos animados, su mente repasaba las paradas imposibles de Clavería, el tesón de Cobeta, el cerebro de Julio, el alma de Manolo Saorín, el hombre cuya vida era el fútbol sala. Leva no vivió un programa de radio, estaba viviendo un sueño. Jesús Clavería, vallecano de adopción, disfruta en este momento del crecimiento de su hijo como futbolista, como deportista, en el equipo de su barrio. Consejos de padre y de deportista, siempre a la sombra, siempre ahí pero lejos de los focos.Me gusta encontrarme con él por la pasarela de la Ciudad Deportiva, entre chavales entrenado, su abrazo es de amistad, el mío también, pero más de admiración y respeto.

Gracias Pablo Clavería por llevarnos a tu padre, Niño de los cojones

Os dejo las imágenes de nuestros protagonistas y el podcast del programa en el que Álex Calvo, nuestro Pasajero en el fútbol, nos dejó una nueva historia, la de Chus Herrera.

 

Scroll al inicio
Ir al contenido