Éxtasis amarillo-violeta: el Ciudad de Torrejón asciende a 2ªB

Cargando...

Después de una temporada prácticamente perfecta, el Ciudad de Torrejón se convirtió en el primer equipo madrileño en ascender a 2ªB esta temporada. Los torrejoneros quedaron campeones del grupo 4 de Tercera División y lograron el ansiado ascenso en una agónica tanda de penaltis ante el Ciudad de Móstoles "B".

xxxxxxxxxx

No sé si todo es un sueño,
pero sé que estoy despierto dentro de ese sueño.
No sé dónde estoy, pero sí sé que estoy en mí.
No sé dónde estoy, pero sé que este lugar no tiene límites.

No sé adónde voy, pero sí sé que llegaré.
No sé lo que es el mundo, pero sé que es mío.
No sé bien lo que construyo,
pero sé que lo que construyo me construye.

Para el Ciudad de Torrejón quizá todo lo que están consiguiendo sea un sueño, pero tienen muy claro cómo vivir ese sueño. A su manera. Como bien expresa el escritor chileno-francés Alejandro Jodorowsky en el poema de arriba, qué importa si la vida es un sueño mientras seamos felices.

Torrejón de Ardoz siempre ha sido una de las ciudades que más han promovido el fútbol sala en toda España. Además de ser el hogar de Movistar Inter en la actualidad (disputa sus partidos en el pabellón Jorge Garbajosa) y en el pasado (de 1996 a 2004 jugó en el pabellón Parque Corredor), fue la cuna del Marsanz Torrejón, histórico equipo de los años 80 y 90 que llegó a ganar una LNFS, dos Copas de España, dos Supercopas de España y un Campeonato de Europa de clubes.

El Carnicer Torrejón también fue otro club mítico de la ciudad del Corredor del Henares. Fundado en 1984 por el excepcional José Carnicer -quien prohibía a sus jugadores jugar con zapatillas que no fueran de color blanco-, se convirtió rápidamente en uno de los mejores equipos españoles del momento hasta su desaparición en 2014.

Una trayectoria larga y con altibajos

El heredero natural es el Torrejón Sala, cuyo primer equipo masculino ha estado compitiendo en la Segunda División “B” desde sus inicios hasta el término de la temporada 2021-22, cuando consumó su descenso a Tercera División. Sin embargo, la temporada 2022-23 será recordada por el tremendo éxito del Ciudad de Torrejón. El club, que nació en el año 2012, recoge la estela de los morados con su ansiado ascenso a la categoría de bronce del fútbol sala español.

A pesar de que nació en 2012, el primer equipo masculino no fue creado hasta la temporada 2019-20. Esa campaña, la de la pandemia, terminó sexto en el grupo 4 de Tercera División antes de que se suspendiese la competición. Al año siguiente, al quedar campeón, se ganó el derecho a disputar el play-off de ascenso a 2ªB, el cual perdería por 1-3 ante el Dehesa Villalba.

Cristian Alfonso festeja durante el partido por el ascenso | Imagen: EFS Ciudad de Torrejón

Después de esas dos temporadas, Javi Triguero, actual entrenador de diferentes selecciones en el Comité de Fútbol Sala de la RFFM y exjugador de fútbol sala internacional con España, deja de ser el entrenador del conjunto torrejonero. Para la temporada siguiente el Ciudad de Torrejón contrata a Carlos Sánchez como técnico.

El argandeño, otro exjugador mítico del fútbol sala español de los años 90, llegó en el verano de 2021 con una trayectoria en los banquillos casi tan espectacular como la que cosechó como jugador. Llegó a semifinales del play-off por el campeonato de liga con Caja Segovia y Polaris World Cartagena y a semifinales de la Copa de España con los cartagineses y el OID Talavera. Además, llevó al Peñíscola FS dos años consecutivos a los cuartos de final del play-off de liga.

Parar para coger impulso

Más adelante, también entrenó a la sección de fútbol sala del Elche CF y al Rivas Futsal, ambos en Segunda División, y volvió al Peñíscola FS en mitad de la temporada 2020-21 para intentar evitar el descenso a Segunda División, algo que finalmente no pudo lograr. Ese mismo verano que termina su relación con el conjunto peñiscolano, recala en el que sigue siendo su actual equipo, el Ciudad de Torrejón, en Tercera División, la cuarta categoría del fútbol sala español.

En su primera temporada al mando, el cuadro torrejonero alcanzó el segundo puesto del grupo 4 de Tercera División y solo fue superado por la ED Brunete. Sin embargo, esta campaña 2022-23 el Ciudad de Torrejón ha sido un auténtico rodillo. 73 puntos de 78 posibles, una sola derrota y campeones de liga a finales de marzo a falta de cuatro jornadas.

Fichar por Ciudad de Torrejón no fue difícil porque es la escuela de grandes amigos

La calidad de Carlos Sánchez como entrenador está fuera de toda duda, por eso mismo sorprendió en su momento su fichaje por el cuadro madrileño. La respuesta es bien sencilla: tranquilidad. “Voy a cumplir 54 años y hace tres más o menos hablé con mi mujer y le dije que estaba cansado, que necesitaba parar un poco, que llevaba casi toda mi vida deportiva fuera de casa y pensaba que ya estaba bien”, explica.

Además, afirma que quería estar más cerca de su entorno, especialmente de sus hijos: “Le he dado toda mi vida a este deporte y a mi familia no le he dado lo mismo y quería compartir las cosas esenciales con mi familia”. Admite también que “fichar por Ciudad de Torrejón no fue difícil porque es la escuela de grandes amigos”.

Un equipo (casi) insuperable

Antes de disputar el play-off de ascenso a 2ªB, los torrejoneros estaban obligados a ganar el grupo 4. Al margen de los números expuestos anteriormente, hay que destacar que el equipo obtuvo 15 victorias en las primeras 15 jornadas de liga. Es decir, 45 de 45. Los primeros puntos que perdieron datan del 11 de febrero, cinco meses después del inicio de la competición, cuando empataron a cinco goles en casa de Obispo Perelló.

Por eso mismo, no sorprende que su capitán, Nico Adán, remarque que las excelentes habilidades de sus compañeros son una de las claves del título de liga y del ascenso: “Somos un grupo muy trabajado, con una calidad tanto técnica como táctica por encima de de la media de la liga, llevamos tres años entrenando un bloque muy grande de jugadores y hay una aportación entre veteranía y juventud bastante importante”. Hay que destacar que el equipo ha contado con jugadores como Contreras (ex de Valdepeñas, Carnicer Torrejón, Pinto FS, etc.), Delpi (ex de CD Leganés FS, Segovia Futsal o London Helvecia) o Iván Moreno (ex de Movistar Inter).

El conjunto torrejonero celebra el triunfo junto a su gente | Imagen: EFS Ciudad de Torrejón

Cristian Alfonso, ex del filial de Movistar Inter y del Baku United, también forma parte de la plantilla y destaca la unidad que existe entre todos ellos. Además, ratifica lo expresado por su capitán: “Somos un bloque que llevamos trabajando bien tres años, los entrenamientos son de una intensidad y de un sacrificio muy grande por parte de todos y tenemos una plantilla muy compensada, a pesar de que hemos tenido mucha mala suerte con las lesiones, sobre todo en la posición de cierre”.

Nico Adán también añade la excelente organización del Ciudad de Torrejón como otro de los elementos diferenciales: “Tener un club muy bien constituido y con una estructura fuerte hace que no te pierdas ningún entrenamiento, por ejemplo con un equipo juvenil siempre dispuesto para entrenar para que siempre se pueda completar una convocatoria”.

Otro nivel de entrenador

La presencia de Carlos Sánchez seguramente haya simplificado el camino para ascender a los torrejoneros. El entrenador argandeño decidió recalar en una categoría bastante por debajo de su nivel y el resultado no ha podido ser mejor. Sin embargo, es él quien agradece estas dos campañas (y las que quedan, porque acaba de renovar para la 2023-24) a sus pupilos: “He sufrido mucho, hacía tiempo que no disfrutaba del fútbol sala y este grupo de chicos en Tercera División, durante estas dos temporadas, me han hecho volver a disfrutar y pasarlo bien; les debo mucho, me han devuelto la ilusión y las ganas por entrenar”.

Estoy muy orgulloso, tanto de mis compañeros como del club

Nico Adán y Cristian Alfonso no dudan de la suerte que tienen de estar a su lado. El capitán reconoce que “es un gusto trabajar y entrenar con él porque es un entrenador que exprime a cada jugador y trata de sacar lo mejor que hay dentro de cada uno y trata siempre a los jugadores como personas por delante de la parte de deportista”. Su compañero tampoco es parco en elogios hacia Carlos Sánchez: “Es un entrenador increíble y tenemos mucha suerte de tenerlo, sobre todo en la categoría que estábamos, porque él puede estar donde quiera”.

En resumen, ambos señalan esa buena gestión del ex de Caja Segovia como uno de sus puntos fuertes sin menospreciar su conocimiento del fútbol sala. “Hace muy bien esa faceta de líder y de guía espiritual del club; le sigues porque confías en él y crees en sus propuestas, y no porque es el entrenador y le tienes que obedecer”, comenta el capitán.

Un momento inolvidable

Las principales claves que han hecho que salgan campeones de Tercera División en la Comunidad de Madrid han sido la unión de todo el grupo y la gran estructura que tiene el club. Pero Carlos Sánchez no quiere olvidarse del buen hacer de sus futbolistas: “Creo que los chicos entendieron desde el principio qué queríamos, han creído en el trabajo que se ha realizado y su nivel de compromiso y pertenencia ha sido máximo”.

El Ciudad de Torrejón acabó ascendiendo tras un partido agónico frente al Ciudad de Móstoles “B”. El encuentro se fue a la prórroga tras acabar en empate en los cuarenta minutos reglamentarios. Ya en el alargue, ambos conjuntos anotaban un gol cada uno para terminar jugándose el ascenso en los penaltis.

El cuadro amarillo-violeta competirá en 2ªB la temporada que viene | Imagen: EFS Ciudad de Torrejón

El responsable de marcar el penalti decisivo fue Jaime Falagán. El 11 no falló desde el punto fatídico y la locura se apoderó del Polideportivo Municipal Javi Limones. “El momento en el que metemos el último penalti te quitas un peso de encima, porque sabes que ya se ha acabado y que todo ha merecido la pena después tantas tardes y noches yendo a entrenar con frío, viajes y demás”, confiesa Cristian Alfonso. De hecho, no tiene dudas de que ese preciso instante es uno de los mejores momentos de su vida deportiva.

Nico Adán, no obstante, no puede contar cómo fue todo aquello porque no estaba allí. El capitán no pudo disputar el partido, pero estuvo atento todo el tiempo a su móvil para saber cómo iba su equipo: “Me costó bastante empatizar con la felicidad que debieron sentir mis compañeros en el momento de meter el penalti final porque yo lo viví a través de unos wasaps en otro momento y en otra situación”.

Si lo puedes soñar, lo puedes hacer

El Ciudad de Torrejón ya había perdido una eliminatoria de ascenso a 2ªB dos temporadas atrás, en la 2020-21, ante el Dehesa Villalba. Así que esta vez el anhelo de conseguirlo era aún mayor. “Es algo que deseábamos todos, aunque nos da pena porque quizá el año que viene hay muchos que no estamos jugando juntos, pero esperemos que podamos seguir todos”, puntualiza el ex del Baku United.

A pesar de que no estuvo presente en el pabellón, Nico Adán no puede esconder la satisfacción que le produjo saber que su equipo había vencido al cuadro mostoleño y confirmaba su presencia en 2ªB para la próxima campaña: “Estoy muy orgulloso, tanto de mis compañeros como del club, ya que siento que es un trabajo de todo el año y no solo de ese partido”.

Por su parte, para Carlos Sánchez este ascenso es diferente en comparación a otros éxitos que ha tenido durante su trayectoria. El Ciudad de Torrejón no es un club más para él, y así lo hace ver: “Siempre he estado en proyectos y sueños de otros, y un poquito de este es mío, porque para tener pasión y corazón por algo tienes que sentirlo como tuyo”.

El sueño de competir en 2ªB se va a hacer realidad para un club que apenas cuenta con diez años de vida. Después de una década abriéndose paso en un mundo tan competitivo como el del fútbol sala, el Ciudad de Torrejón quizá ahora mismo no conozca su destino, pero sabe que ese lugar al que quiere ir no tiene límites.