Inicio / El Poli / Fútbol Sala / La ilusión contagiosa y la ‘casi’ gesta del Ciudad de Móstoles
La ilusión contagiosa y la 'casi' gesta del Ciudad de Móstoles
La ilusión contagiosa y la 'casi' gesta del Ciudad de Móstoles
Ciudad de Móstoles 3-4 Movistar Inter

La ilusión contagiosa y la ‘casi’ gesta del Ciudad de Móstoles

El Ciudad de Móstoles, apoyado por su afición, estuvo muy cerca de hacer historia.

El Movistar Inter, uno de los mejores equipos de fútbol sala del mundo, se desplazó hasta Móstoles para disputar el partido correspondiente a la Copa del Rey.

El gran favorito era el equipo dirigido por Tino Pérez pero los mostoleños se desplazaron al Pabellón de Villafontana para intentar conseguir una gesta histórica.

Más de 800 aficionados del Ciudad de Móstoles se pusieron la camiseta del cuadro azulón y animaron a los jugadores desde el primer segundo de partido hasta que se llegó al final del choque.

Una auténtica marea azulona que no dejó de gritar “si se puede” a pesar de que Movistar Inter se adelantó a los 30 segundos de partido y que amplió su ventaja posteriormente para marcharse al descanso 0-3.

Cualquier equipo habría dado el partido perdido siendo de una categoría inferior y teniendo enfrente a futbolistas de primer nivel pero el Ciudad de Móstoles dio una lección de coraje y valentía.

Apretó a Movistar Inter y logró recortar distancias cuando quedaban algo más de diez minutos. El gol de Carlitos desató la locura en el pabellón, que gritó más fuerte que nunca el “si se puede”.

Con el 1-4 tampoco bajaron las brazos y consiguieron encerrar durante unos minutos a uno de los mejores clubes del planeta. La afición siguió animando y lograron que el Ciudad de Móstoles convirtiese un imposible en una realidad.

A falta de 27 segundos para el final, el cuadro azulón se puso 3-4. Fueron 27 segundos de ilusión, de aficionados sin poder aguantar sentados, de creer en los milagros y, por supuesto, de unión.

Los 27 segundos en los que muchos aficionados confiaron en forzar el empate, en los que algunos se imaginaron como sería el momento del 4-4 y en el que los jugadores del Ciudad de Móstoles se dejaron la piel.

El equipo dirigido por Santa llegó a tener la oportunidad de igualar el encuentro pero la defensa de Movistar Inter no permitió que la ilusión continuase viva unos minutos más.

Cuando sonó la bocina, esa ilusión se transformó en sonrisas, en agradecimientos en forma de aplausos y en cánticos para animar a los ‘guerreros’ vestidos de azul que habían estado a un paso de hacer historia y de remontar al todopoderoso Movistar Inter.

“Casi se nos queda una gran noche”, escribió el Ciudad de Móstoles en su cuenta de Twitter antes de dar por finalizado el día en el que se ganó el respeto de todo el fútbol sala español.

Imágenes: Ciudad de Móstoles

Scroll al inicio
Ir al contenido