Inicio / Venecia / TREVISO, ALGO MÁS QUE MODA Y BALONCESTO
TREVISO, ALGO MÁS QUE MODA Y BALONCESTO
TREVISO, ALGO MÁS QUE MODA Y BALONCESTO

TREVISO, ALGO MÁS QUE MODA Y BALONCESTO

Para un periodista deportivo Treviso va íntimamente unida al baloncesto y a una marca de ropa, que patrocinó durante más de una década a uno de las mejores equipos de baloncesto europeos. El nombre salía del tirón sin detenerte ni un minuto a pensar en cómo sería aquella ciudad que albergaba a la Benetton de Treviso.

Décadas de moda y baloncesto de fama mundial. Treviso parecía ser sólo un apéndice del slogan publicitario y no una de las ciudades más bonitas de la región del Véneto italiano.

Para un periodista deportivo Treviso va íntimamente unida al baloncesto y a una marca de ropa, que patrocinó durante más de una década a uno de las mejores equipos de baloncesto europeos. El nombre salía del tirón sin detenerte ni un minuto a pensar en cómo sería aquella ciudad que albergaba a la Benetton de Treviso.  Toni Kukoc, Stefano Rusconi, Terry Teagle, Sasha Djorjevic, Claudio Coldebella, Mauricio Gherardini o Jorge Garbajosa se llevaban por delante cualquier esfuerzo por descubrir algo más que no fuera la magia del baloncesto.

Muchos años después he tenido la oportunidad de acercarme, desde Venecia, a Treviso. El paseo en barco por la laguna merecía la pena para darme un baño de mitomanía en  La Ghirada, la ciudad deportiva creada por la familia Benetton, que alberga la mítica cancha del Palaverde. Tras un baño de grandes recuerdos porque en la actualidad el Treviso baloncestístico ha pasado a una vida mucho más modesta,  tuve la fortuna de descubrir una pequeña, cuidada y atractiva ciudad de provincias. Un casco histórico ideal para pasear hasta en lo más crudo del invierno, bien surtido de cafés y pequeños restaurantes en los que la cocina casera italiana es una bendición en calidad y precio, especialmente con relación a su vecina Venecia.

La catedral de Treviso no es de las más bellas de Italia, pero sí uno de los “Duomos” más curiosos por su mezcla de estilos, tanto que se le conoce como “el pequeño Vaticano”. La incesante nevada que embellecía aún más la región del Venetto provocó que me cobijara en uno de los palacios más hermosos de la ciudad,  la Casa Da Noal, sede de uno de los museos con las exposiciones más importantes de la ciudad.  La Piazza dei Signori es, como en todas las ciudades medievales de Italia, el centro de la vida social y comercial de Treviso. Su belleza te imanta; el mercado, las boutiques, los cafés  y todo lo que un paseante pueda mirar está cuidado hasta en el mínimo detalle. En Italia todo entra por la vista. Algo que supo entender la familia Benetton desde el principio y que se elevó a la enésima potencia con la creación de la Fabrica

Amurallada, surcada y comunicada con La Laguna por canales, calles con soportales que regalan preciosos rincones…Treviso fue baloncesto y diseño, ahora es lo que siempre ha sido: una de las ciudades más recomendables para visitar y degustar del Véneto.

Scroll al inicio
Ir al contenido