Inicio / Canastas / Movistar Estudiantes / No es basket ficción: cuando Michael Jordan pudo jugar en el Estudiantes
No es basket ficción: cuando Michael Jordan pudo jugar en el Estudiantes
No es basket ficción: cuando Michael Jordan pudo jugar en el Estudiantes
¿Jordan en el Estu?

No es basket ficción: cuando Michael Jordan pudo jugar en el Estudiantes

El viernes, en plena Copa ACB y All Star NBA, uno de los grandes del baloncesto cumple 54 años: Michael Jordan. ¿Sabes que pudo jugar en el Estudiantes? En pleno lockout una operación internacional orquestada por su patrocinador intentó traer al astro al Ramiro de Maeztu. 

Los amantes del baloncesto tenemos este fin de semana sesión continua: en Vitoria la Copa del Rey ACB. Y en Nueva Orleans, el “All Star” de la NBA.

Una cita con las estrellas que este año coincide con el 54º cumpleaños de una que jugó esta cita 14 veces y fue su MVP en 3 ocasiones: Michael Jordan. 

Fue 6 veces campeón de la NBA y loar sus logros puede parecer que no tiene nada que ver con el deporte madrileño al que mimamos en PoblaFM pero… ¿y si hubiera jugado en Madrid?

Existió esa posibilidad. Y no, no era el Real el involucrado: fue el Estudiantes. Un Estu que vivía años de grandeza deportiva… y económica. Es una historia que me gusta recuperar cada año por estas fechas: lo pude hacer en EstuRadio, en clubestudiantes.com y en Marca.com … y ahora lo hago en Pobla FM.  
 
Lo contó la revista Gigantes en el año 2000. Así nos lo explicaba años después el que fuera su director, Paco Torres. 

“Fue una bomba con espoleta retardada: la publicamos con un año de retraso, cuando lo supo nuestro redactor José Luis Mateo. Durante el lockout de 1999 la firma Adecco, patrocinador entonces del club colegial, se planteó muy seriamente que Jordan jugara en Estudiantes los meses que durara el paro patronal”. 

Las cifras que mencionaba Gigantes marean: 2.000 millones de las antiguas pesetas por los cuatro meses que quedaban de Liga ACB en el momento en que se plantea la operación. 
Pero también un “anzuelo” especial: clases de golf particulares con Severiano Ballesteros, la leyenda española del green fallecida en 2011.  No es ningún secreto, ya nos lo enseñó “Space Jam”, que MJ es todo un amante del golf. 

“Era una operación a nivel mundial. El presupuesto iba aparte del patrocinio específico de Estudiantes. Adecco, en su sede de San Francisco, había aprobado esos 2.000 millones para que Jordan jugara con la camiseta estudiantil. El impacto hubiera sido inmediato: todo lo que toca MJ lo convierte en oro”.


¿Cómo se recibió esa posibilidad en Serrano 127?  Pepu Hernández fue el primero en ser consultado por la posibilidad y, obviamente, respondió encantado. Lo reconocía años después en una entrevista. Sabía que no era fácil que saliera adelante, pero dio el OK a la operación. 

¿Quién no iba a querer contar con un jugador de la talla de Jordan en su equipo? Y más aun teniendo en cuenta que la normativa vigente entonces en la ACB permitía tener tres extranjeros… y Estudiantes contaba solo con dos, Vandiver y Thompson.

En aquella plantilla también estaban  Nacho Azofra, Carlos Jiménez, Alfonso Reyes, Gonzalo Martínez o Juan Aísa. 

Estudiantes vivía años dulces en lo deportivo a finales de los 90 y su afición, como ahora, era de las más numerosas y fieles de España.

Pero incluso ganando títulos el club mantenía su carácter familiar. Nunca ha sido difícil charlar con alguno de sus jugadores tras un entrenamiento en Magariños, al fin y al cabo un polideportivo abierto al público donde entrenan cientos de niños además del equipo profesional. 

¿Se hubiera podido mantener eso con “His Airness” como estudiantil? ¿Qué hubiera supuesto para la ACB en general y el Estu en particular un fichaje así? A Paco Torres le cuesta imaginarlo.

“No somos capaces de valorarlo, hubiera sido un impacto absoluto y total tener al mejor jugador de todos los tiempos en la ACB. Hubiera abierto todos los informativos y periódicos del mundo”.

Y a la imaginación deberá seguir perteneciendo esta historia. El lockout de la NBA acabó en enero de 1999 y con él, el sueño húmedo de la multinacional del trabajo temporal. 

“Los agentes de Jordan llegaron a valorar la oferta, que fue real, pero el lockout terminó antes de que le hubiera podido llegar al propio Michael. Pero no hubiera sido descabellado que hubiera aceptado. Además, ¿por qué no soñar e imaginar qué hubiera sido de Estudiantes y de nuestro baloncesto?”.

En el finde del All Star y la Copa… soñemos entonces. 

 

Scroll al inicio
Ir al contenido