Inicio / Canastas / Real Madrid Baloncesto / Llull se disfrazó de Michael Jordan
Llull se disfrazó de Michael Jordan
Llull se disfrazó de Michael Jordan

Llull se disfrazó de Michael Jordan

El Real Madrid venció 87-84 a Panathinaikos en la 7ª Jornada de la Euroliga tras un partido "Jordanesco" de Sergio Llull con 30 puntos y 27 de valoración.

El Real Madrid venció al Panathinaikos por 87-84 en la 7ª jornada de la Euroliga y se sitúa en segunda posición de la clasificación con un balance de 5-2 antes de viajar a Barcelona para enfrentarse al FC Barcelona en un nuevo clásico, el tercero de esta temporada, el primero en la Euroliga. Venció el Real Madrid el partido es verdad, pero el único vencedor para mí de verdad de lo vivido en el Barclaycard Center fue Sergio Llull. Y es que el escolta madridista se echó al equipo a la espalda para conseguir él solo, el triunfo ante un fortísimo e ilusionante Panathinaikos de Atenas. Y no exagero ni un ápice al decirlo. Con un resultado parejo 53-50 al descanso, el segundo capitán del equipo blanco consiguió durante el tercer cuarto 12 de los 19 puntos del equipo ¾ en tiros de dos 2/2 en triples 3/3 en tiros libres y 12 de valoración. El resto del equipo era incapaz de mantener el idilio del base menorquín con el aro con 7 puntos – 5 de Randolph y 2 de Ayón – 2/10 en lanzamientos y solo un +5 en lo que corresponde a la valoración contrastando los 18 puntos anotados por todo el equipo griego en el tercer cuarto. Básicamente así podemos resumir el encuentro vivido ayer en el Barclaycard Center porque si no es por él y por la tremenda actuación de Gustavo Ayón 8 puntos, 6 rebotes, 5 asistencias, 4 robos de balón y 1 tapón para 20 de valoración, el Panathinaikos de Xavi Pascual se hubiese llevado el encuentro.

IMG_5152
Un partido para recordar!! 30 Puntos, 17 en la segunda parte

Y con total merecimiento, porque desde el primer minuto Xavi Pascual llevó el partido a su territorio recurriendo a lo mismo que realizó Sito Alonso con el Baskonia, jugar con cuatro “bajitos” abiertos y dejando la zona tanto para Singleton (13 puntos 6 rebotes 19 de valoración)  y Bourousis  (13 puntos 9 rebotes y 18 de valoración) que fueron los reyes de la zona. Un muy serio y acertado Panathinaikos se puso rápidamente por delante 11-15 en 6 minutos gracias a los 3 triples de Feldeine y el que anotaba Calathes. Mientras en el Real Madrid era Jonas Maciulis el más acertado con 7 puntos. No cambiaria mucho el juego durante el final del primer cuarto, con un equipo griego muy eficaz desde la línea de tres 5/7 y un Real Madrid que no encontraba la manera de anotar fluidamente y tuvo que recurrir a los lanzamientos de tiros libres desde donde los madrileños ajustasen el marcador hasta el definitivo 21-23 del primer cuarto. Comenzó el segundo cuarto con un entonado Anthony Randolph que anotaría 5 puntos consecutivos para el 30 iguales pero dos nuevos triples de la armada griega y el ya comentado dominio en la zona de los pívots griegos engordaba la diferencia en el marcador 32-38 en el minuto 16, pero 8 puntos consecutivos de Sergio Llull culminados con un triple a tabla, ponía a los blancos por delante en el marcador.  El maravilloso acierto del Panathinaikos les permitía mantenerse en todo momento a rebufo del Real Madrid llegando al descanso solo tres puntos abajo, 53-50. Un descanso que frenaba la racha de 21-12 que los blancos endosaron a los griegos en los últimos cuatro minutos del segundo cuarto. El Real Madrid había reaccionado en el segundo cuarto anotando hasta 32 puntos pero la efectividad verde 56% en tiros, 64% en triples le mantenía con muchas opciones de llevarse el partido. Era evidente que el primer equipo que bajase sus porcentajes o siguiese sin frenar al rival en defensa, tendría las papeletas para perder este encuentro. Un parcial de 3-9 en apenas tres minutos condenaba al Real Madrid a verse nuevamente por debajo en el marcador ante el silencio de los 10500 aficionados que asistían al Barclaycard Center. Fue entonces cuando Sergio Llull decidió que era el momento de disfrazarse de Michael Jordan y hacer suyo el partido. Con una grandísima jugada individual, anotaba sus primeros puntos tras el descanso colocando el 58-59 en el minuto 24. En ese momento empezó el duelo “Sergio Llull – Panathinaikos”. Mientras el equipo griego jugaba al son que marcaba Nick Calathes con 15 puntos y 9 asistencias, solo Sergio Llull era capaz de competir y de sumar por parte madridista. Con diez puntos consecutivos en apenas 3 minutos mantenía vivo al Real Madrid 66-66 en el minuto 28. Una fragancia “Jordanesca” envolvía el partido. Triples en carrera, bandejas imposibles y un tremendo fade away marca de la casa, confirmaba la existencia del espíritu de Michael Jordan dentro del cuerpo de Sergio Llull.

Gracias a su actuación, el Real Madrid salvaba los muebles y se colocaba 4 puntos arriba 72-68 al acabar el tercer cuarto. El lógico descanso de Sergio Llull dentro del último cuarto y el nefasto partido que tuvo Luka Doncic  0 puntos en 11 minutos, provocó un extingo parcial de 3-6 en 4 minutos. Se notaba que no era el día del Real Madrid porque solo eran capaz de vivir con un triple de Rudy Fernández en 5 minutos, dato que provocó a Pablo Laso, volver a disponer en cancha a Sergio Llull. Cuando parecía que los madridistas respirarían tranquilos, un triple de James Feldeine – 6/7 en el partido – y dos tiros libres de Nikos Pappas ponían el 81-81 a falta de minuto y medio, hasta que Sergio Llull decidió volver a volar por el aro griego consiguiendo un 2+1 vital y un espectacular lanzamiento con parábola para poner el broche de oro al choque. El partido no estaría cerrado hasta que dentro de los últimos 7 segundos del partido, KC Rivers tuvo el triple de llevar el partido a la prórroga, pero afortunadamente para los blancos, lo falló. No hace falta decir que el MVP del partido era Sergio Llull que como afirmaba Larry Bird en 1986 sobre Michael Jordan, “hoy, Dios se ha disfrazado de jugador de baloncesto”. Permitirme pues, que utilice el mismo símil para compararlo con el partido de ayer de Sergio Llull. Con esta victoria, acompañada por las derrotas de CSKA de Moscú, Fenerbahce, Barcelona y Panathinaikos, el Real Madrid se mantiene en segunda posición de la clasificación empatado con el sorprendente Darussafaka de Marcus Slaughter con 5-2 a sólo una victoria del CSKA, líder, con 6-1. Pero esto amigos no para y ya mismo, quizás estés leyendo esto, el Real Madrid tiene una nueva jornada encima de la Euroliga, nada más y nada menos que contra el FC Barcelona, nuevamente en el Palau Blaugrana.

Scroll al inicio
Ir al contenido