Liga Endesa Jornada 08: Bitci Baskonia 65 Real Madrid 83

Puro Músculo

Cargando...

El Real Madrid tiró de su juego interior para doblegar a Bitci Baskonia y recuperar la senda de las victorias. Emtre Vukcevic, Yabusele, Poirier y Tavares, rebotearon y valoraron casi lo mismo que todo el equipo vitoriano. El dominio en el rebote y el 57% en tiros desde la zona, claves para que los blancos sigan invictos fuera de casa en la Liga Endesa. Tras su periplo europeo, 5 días de "descanso" hasta su viaje a Múnich del viernes.

acb Photo / A. Bouzo acb Photo / A. Bouzo acb Photo / A. Bouzo acb Photo / A. Bouzo acb Photo / A. Bouzo acb Photo / A. Bouzo acb Photo / A. Bouzo acb Photo / A. Bouzo acb Photo / A. Bouzo

Tras la tormenta siempre llega la calma. Eso esperábamos todos los aficionados del Real Madrid al comprobar que volvía a haber un partido de baloncesto, solo 48 horas después del horrendo partido en Kazan, siendo ya el peor partido de la temporada madridista. Una derrota merecida y dolorosa, por como se produjo y ante un rival que simplemente se aprovechó de las ausencias blancas. Pues solo 48 horas después, el Real Madrid se encontraba en Vitoria para disputar partido de la Liga Endesa ante un rival muy necesitado como es Bitci Baskonia. Y es que el equipo vitoriano venía al partido con dos derrotas en tierras rusas, contra los mismos rivales que el Real Madrid, en su semana europea. Además, en Liga Endesa también venían en mala racha con dos derrotas consecutivas. Un partido para necesitados, porque el Real Madrid llevaba cinco jornadas, entre Liga y Euroliga, sin llegar a 80 puntos anotados y sin sumar 40 puntos o más en al menos una parte de partido. Puede ser anécdota y también hablamos de octubre y dos equipos con muchas novedades respecto al año pasado. Pero el partido de ayer, alimentaría a unos y abatiría a los otros.

El Real Madrid volaba directamente desde Kazan a Vitoria, con los mismos jugadores que fueron tumbados por Unics Kazan y desenado borrar la mala imagen con solo 24 puntos en la segunda parte. Los mismos jugadores pero con un cambio sustancial en el quinteto inicial. Alberto Abalde se convirtió en el base titular del equipo de Pablo Laso, que – sin los lesionado Carlos Alocén y Williams-Goss – se guardaba a Thomas Heurtel y Sergio Llull para momentos más trascendentes del partido. Junto al gallego, Adam Hanga y Jeff Taylor compartían puesto de alero y continuaba inamovible la pareja interior con Guerschon Yabusele y Edy Tavares. Mucha tensión en el comienzo de partido donde las primeras canastas en juego llegaron en el minuto 3 del mismo ya con 3 balones perdidos por Baskonia por sendas precipitaciones. Aun así, los azulgranas mostraban más orgullo que los blancos que encontraban tiros imposibles a ras del final de posesión. Marcador escaso pero concluyente, con el 7-4 para Baskonia en el minuto 5 de partido y con 6 a 1 en rebotes para los locales ante un Edy Tavares que se quedaría sin cazar algún rebote en toda la primera mitad. La segunda personal de Abalde, nos trajo los primeros minutos de Thomas Heurtel que dio más orden a los blancos no solo para conseguir 4 puntos, sino para liderar un parcial de 0-8 para que los blancos remontasen para cerrar el primer cuarto 10-16 con ventaja. Es verdad que volvieron a estar fallones en el tiro exterior con 0/5 pero el 7/10 desde la zona, nos devolvió aquellos buenos recuerdos que nos faltaron en Kazan. Tanto Heurtel, como Tavares y Hanga, ya habían anotado 4 puntos ante un Baskonia que se desangraba desde el primer cuarto con un 29% en tiros de campo.

Algo parecido sucedió en el segundo cuarto, donde varios jugadores del Real Madrid también volvieron a encontrar aro y eso favoreció para encontrar buenas diferencias en el marcador. Empezando por Guerschon Yabusele que anotaba 5 puntos consecutivos y un tapón tremendo para ejecutar un peligroso parcial para Baskonia de 3-17 en 7 minutos de juego. Y es que a los locales les costaba un mundo anotar una canasta y sufrían demasiadas lagunas en su propia zona donde el Real Madrid podría acampar a sus anchas. Y es que la amenaza interior, la ejecutaban los blancos con hasta 9 rebotes ofensivos en este cuarto que permitían nuevas transiciones para el Real Madrid que mantenía su ventaja 19-24 en el minuto 15 de partido. Fue lo máximo que pudo sostener Baskonia al Real Madrid en todo el partido que empezó a ensanchar el marcador. Y es que, a los ya comentados 5 puntos de Yabusele, había que sumar 12 tantos más del nuevo juego interior madridista. Vincent Poirier y, especialmente, Tristan Vukcevic anotaron 6 puntos cada uno para dotar el partido de un músculo que no pudo tener Baskonia que se quedó con un 3/8 en el juego interior en todo el segundo cuarto. Todo esto se juntó para alcanzar un tremendo parcial de 7-15 y una diferencia de 14 rebotes más en el segundo cuarto para el Real Madrid que se consiguió escapar al descanso 26-39 para los blancos. Pese a su 41% en tiros de campo, el Real Madrid volvió a sacar ventaja ante un Bitci Baskonia más fiable desde el triple que en la zona. Una primera parte que no nos dio ningún jugador superior al resto pero que nos enamoró con los 6 puntos y 7 rebotes de Vincent Poirier, todos en el segundo cuarto.

clorin 1200 200

Lo que más gustó en la primera parte, por el bando madridista, fue el doblaje en todas las estadísticas con el Bitci Baskonia. 10 por 5 asistencias, 25 por 13 rebotes, 2 por 1 tapón y un 43% de acierto en el tiro de campo, por el 35% de los vitorianos. Nuevamente el Real Madrid recuperó su quinteto inicial al comienzo del tercer cuarto y volvieron a tener sus problemas en ataque donde solo Edy Tavares encontraba aro en los primeros cinco minutos del cuarto y que fue rebatido por Simone Fontecchio para anotar 5 de sus 7 puntos en este periodo de partido. Parcial de 8-6 para Baskonia y 34-45 para el Real Madrid en el minuto 25 partido con 6 puntos de Edy Tavares y un rosco para el resto de jugadores. Porque era el caboverdiano quien se hizo amo y señor del partido consiguiendo 8 puntos y 4 rebotes en este cuarto para mantener a los suyos por encima de los 10 puntos de ventaja. Porque por lo demás, el Real Madrid seguía incomodo perdiendo 7 balones en este cuarto y habiendo anotado solo 12 puntos en casi 8 minutos. Tampoco Baskonia estuvo a un nivel aceptado, puesto no conseguían rebajar la diferencia quedándose en un 29% en tiros de campo y también 7 balones perdidos. Tuvieron que ser los árbitros en su habitual momento de protagonismo en estos partidos, los que activaron la actividad del Real Madrid que, a base de un 3/4 en triples, cerraba el tercer cuarto con un parcial de 1-12 y dejar casi sentenciado el encuentro con el 38-63 para los blancos al final del tercer cuarto. Exacto, 12 puntos en esos 2 minutos entre el revuelo de 4 técnicas señaladas a ambos equipos que hundieron las ilusiones baskonistas y pusieron una sonrisa y un respiro en las caras de los jugadores del Real Madrid.

El último cuarto, sin nada en juego, nos dio los mejores momentos de Baskonia con 27 puntos anotados y un 70% en tiros de campo, demostrando que son muy buen equipo pero sin un rumbo totalmente establecido y sin un líder nato. Porque no creo que Arturs Kurucs vaya a serlo pese a sus 10 puntos anotados en el último cuarto que maquillaron el partido para los locales. Por parte del Real Madrid, Edy Tavares se quedó en el último cuarto en el banquillo volviendo a dar minutos a la pareja Vukcevic y Poirier que fue verdugo ante sus ex con 12 puntos y 10 rebotes en solo 17 minutos de juego. El propio Vukcevic hizo su mejor partido de la temporada con 8 puntos y 5 rebotes en 14 minutos de juego. Pero todos ellos a la sombra de Guerschon Yabusele que anotaba 14 puntos en sus 25 minutos de juego. Porque fueron nuevamente los interiores los que ganaron el encuentro a Baskonia con 46 puntos (entre Yabusele, Vukcevic, Tavares y Poirier) de 83 totales, 23 de 45 rebotes y 58 de 94 créditos de valoración. Y es que entre el póker interior del Real Madrid se valieron para enterrar las opciones de Baskonia que se quedó en 65 puntos, 24 rebotes y 57 créditos de valoración. A la espera del partido del viernes ante el Bayern Múnich, los blancos llevan un aceptable 2-1 en sus partidos como visitante, que luego serán importantes para definir la clasificación.