Liga Endesa Jornada 19: Baxi Manresa 75 Real Madrid 80

Recuperando aliento

Cargando...

El Real Madrid cierra su racha de derrotas, tras remontar cun complicadísimo encuentro tras un parcial de 13-23 en el último cuarto. Gabriel Deck con 17 puntos y 11 rebotes, fue el mejor del equipo blanco donde también destacó Jaycee Carroll con 13 puntos y Edy Tavares con 10 puntos y 10 rebotes. A pesar del 22% en triples y las 14 pérdidas, el Real Madrid consiguió una importantísima victoria para despejar fantasmas.
 

ACB Photo / J. Alberch ACB Photo / J. Alberch ACB Photo / J. Alberch ACB Photo / J. Alberch ACB Photo / J. Alberch

Se necesita ganar. Ese era el primer paso antes de analizar el problema a una serie de cuatro partidos consecutivos perdiendo. Son momentos extraños ya olvidados, desde que Pablo Laso es entrenador del Real Madrid. Normalmente – y que me disculpen los que se puedan sentir ofendidos – el partido de ayer en Manresa, debía ser un trámite. Quiero decir, victoria o no, debía ser un partido más de un durísimo calendario al cual afrontan todos los equipos participantes en competiciones europeas. Un calendario, que ya discutiremos en su momento, que obliga a equipos y entrenadores a dejarse “vidas” para aguantar físicamente 90 partidos en diez meses. Pero tal y como llegaba el Real Madrid a su partido contra el Baxi Manresa, la victoria se había convertido en algo vital para recuperar la confianza. De haber perdido, estas mismas palabras las volvería a soltar en el próximo encuentro. Posteriormente, te fijarías en el “cómo” y lo analizaríamos, pero lo importante era recuperar el camino a la victoria. Pero se enfrentaba a un duro rival, Baxi Manresa, que venía con un balance de 6-2 en los últimos 8 partidos ligueros, saliendo casi definitivamente, de los puestos de descenso.

Por tanto, los blancos (y su afición) debían resetear en el momento en que el árbitro levantase el balón en el salto inicial e ir a por la victoria en el Nou Congost. El cómo, nos toca explicarlo en estas líneas. Un Real Madrid, que volvía a dejarse en casa a Rudy Fernández para afrontar un durísimo duelo del que nadie ha soltado ni un pequeño comentario entre tantas opiniones negativas y algunas críticas que los mismos jugadores han tenido que solventar. Usman Garuba, que volvía a la convocatoria, sería la pareja de Edy Tavares para el inicio del partido, junto a Facundo Campazzo, Jaycee Carroll y Gabriel Deck. Buen inicio del Real Madrid, tanto en ataque como en defensa, para un parcial de 5-12 en 3 minutos, con un solo fallo en el lanzamiento y subiendo la intensidad defensiva. Destacaba por los blancos, Jaycee Carroll con 7 puntos en 5 minutos, siempre valiente de cara al aro a pesar de no estar en su mejor momento de la temporada con muchos errores en el tiro exterior. Afortunadamente, sus compañeros estaban conectados, con un 73% en tiros de campo en 7 minutos, por un 33% del Baxi Manresa lo que dejaba un lógico 10-24 en el minuto 7. Destaco este momento, porque a partir de ahí, inexplicablemente el Real Madrid se vino abajo. Se vino abajo con un parcial en contra de 7-2 con un 0/3 en triples, tiros algunos, que hasta se salían de dentro. Además, la entrada de Juan Pablo Vaulet colocaba 7 puntos en apenas 5 minutos, que dejaba el resultado al final del primer cuarto 17-26. Igual que ante Anadolu Efes, los blancos tenían problemas con el triple 1/6 en el primer cuarto y como ante Baskonia, solo dos jugadores – Deck 11 y Carroll 9 – anotaban el 77% de los puntos del Real Madrid. Sirva como anécdota, el Real Madrid había lanzado en el primer cuarto, más tiros libres que en todo el partido contra el Efes.

Pero los apenas dos puntos en tres minutos, escocía un poco en el cuadro de Pablo Laso, que contaba con la calidad de Gabriel Deck quien realizó una primera parte sensacional con 13 puntos y 7 rebotes. Recuperó la máxima diferencia el Real Madrid con el talento del argentino hasta el 21-35 del minuto 13 con la dirección de juego de Sergio Llull. Pero de pronto llegaron las incomprensibles pérdidas de bola – hasta 6 en este cuarto – que colocaban un parcial de 13-0 en sólo 3 minutos. Y es que Baxi Manresa se vino arriba a través de dichas pérdidas y con fáciles contrataques, resolvían el resultado en pocos segundos de jugada. Cada ataque manresano, eran puntos. Un 71% de acierto en el tiro, tuvieron los locales solo en el segundo cuarto, mientras que los blancos chocaban con su 1/5 en triples en este cuarto, que los blancos salvaron – curiosamente – desde el tiro libre. Un segundo cuarto que acababa con ventaja madridista 38-40, pero que llegó a ir por debajo en el marcador en los últimos instantes del segundo cuarto. Solo 14 puntos anotaba el Real Madrid en este cuarto. Porque tras la salida de Deck y de Jaycee Carroll, la anotación del equipo de Pablo Laso desapareció. Se antojaba difícil ver a Campazzo y Causeur con 2 puntos, mientras Trey Thompkins solo había anotado un triple en 11 minutos de juego. Posiblemente, las derrotas consecutivas del Real Madrid, podían afectar en el ánimo del equipo blanco que ya en la primera jugada del tercer cuarto, sumó una nueva pérdida.

clorin 1200 200

Una segunda parte que se presentaba muy peligrosa, ya que Facundo Campazzo contaba con tres personales y cedía la responsabilidad de manejar el equipo a Nicolás Laprovittola, que salía de inicio en este cuarto con Llull y Jeffery Taylor como reemplazo de los dos mejores anotadores madridistas en la primera parte. Usman Garuba y Edy Tavares, repetían del quinteto inicial, siendo además los dos jugadores que mejor +/- tenían del partido con 10. Pero al Real Madrid le costaba ver aro e incluso realizar jugadas ofensivas, debido a la enorme intensidad de Baxi Manresa que obligaba a los blancos a hacer tiros precipitados en los últimos segundos de posesión o, lo que era peor, ceder el balón al contrario para el contrataque fácil. Y de nuevo Baxi Manresa remontaba el partido con los puntos de David Kravish y meter en un lío al Real Madrid manteniendo el partido igualado. Era un lío porque para recuperar la confianza, el tener que luchar un partido hasta el último segundo, no es buena señal. Además los manresanos sumaban varias oportunidades extras que provocaban el enfado de Laso y el recordatorio de las bajas de Randolph y Mickey y la nula aportación en el partido de Salah Mejri. Llegábamos ya al momento trascendental del encuentro, con ventaja catalana 48-47 en el minuto 25. Si habéis hecho bien las cuentas, os salen 7 puntos en 5 minutos o 21 en 15, lo que significaba que tras el primer periodo, el ataque blanco echaba por tierra el buen inicio de encuentro. Tengo la seguridad, de que si no estuviésemos en la mala racha actual, los blancos habrían conseguido al menos 5 puntos más en este cuarto. Pero la poca aportación exterior, emborronaba la anotación madridista que contaba con un triple en este cuarto, siendo curioso ver que el Real Madrid, hubiera anotado solo un triple en cada cuarto jugado. Seguía siendo curioso, que ni Campazzo – con 3 faltas al descanso – ni Gabriel Deck – solo dos minutos en el tercer cuarto – ni Jaycee Carroll – sin jugar, apareciesen en el partido en los peores momentos del Real Madrid, salvados primero por Edy Tavares con sus 4 rebotes ofensivos y los puntos a regañadientes de Sergio Llull que aportaba en lo ofensivo lo que el resto de exteriores conseguía sumar. Otras 6 pérdidas de balón sumó el Real Madrid en este cuarto, elevando el número a 13 en 30 minutos. Al menos, el 8/13 en tiros libres de Baxi Manresa, frenaba el ataque catalán que cerraba el tercer cuarto con un peligroso 62-57.  El Real Madrid, que había empezado con un 71% de acierto en los primeros minutos del partido, raspaba el 42% de acierto tras el tercer cuarto, habiendo anotado solo 31 puntos en dos cuartos, tras los 26 conseguidos en el primer cuarto.

Todas las alarmas estaban encendidas en el vestuario madridista, no ya solo por ese 42% de tiro o el 21% en triples con apenas 14 lanzamientos realizados. Las 13 pérdidas de balón y las escasas 8 asistencias, ya presagiaba el escaso espectáculo que los jugadores del Real Madrid estaban ofreciendo en Manresa. Para intentar solventar tan mala actuación, Pablo Laso decidió devolver a cancha a sus jugadores más acertados en ataque. Jaycee Carroll y Gabriel Deck empezaban el trascendental último cuarto. Un último cuarto que empezaba de mala manera con un tapón y mate de Baxi Manresa para colocar siete arriba a los locales. Apenas tuvo descanso Edy Tavares, que sumó 30 minutos en este partido para ser determinante con sus 10 puntos y 10 rebotes. Los nervios en los jugadores madridistas, salió a relucir en contra de las decisiones arbitrales, pero que pudieron solventar el partido consiguiendo 12 puntos en 5 minutos para igualar de nuevo la contienda 71-69 minuto 35. Ya con la entrada de Facu Campazzo y los aleros anotadores, el Real Madrid ejecutó un parcial de 4-11 para cerrar la dolorosa racha de derrotas consecutivas y llevarse una importante victoria, más importante en el resultado que en el juego.