Euroliga Jornada 18: FC Barcelona 83 Real Madrid 78

Zona Oscura

Un físico FC Barcelona aprovechó mejor la pintura y con un parcial de 14-0 en el inicio del último cuarto derrota a un flojo Real Madrid que funcionó a través de la inspiración de Dzanan Musa en la primera parte y de Mario Hezonja en el final. El Real Madrid lanzó 30 veces desde la zona, por 54 lanzamientos del FC Barcelona con 25 aciertos. El Real Madrid pierde su tercer partido de la temporada y rompe una racha de 11 victorias consecutivas. Mañana recibe al Anadolu Efes en Madrid.

Un nuevo año, pero solo tres días sin baloncesto. Es lo que tiene tener un calendario tan comprimido que provoca un ligero descanso y volver a competir. Afortunadamente es un lujo ver jugar a este Real Madrid. No solo es el líder de las dos competiciones, sino que además cuenta con el mejor ataque y la mejor defensa. Por tanto, muchos aficionados se las prometía muy felices para doblegar por cuarta vez esta temporada a un dubitativo FC Barcelona. Los culés llegaban al partido de Euroliga con prisas para revertir su 3-7 de balance en los últimos diez partidos de la temporada, que pusieron a Roger Grimau en duda tras haber caído derrotado por Unicaja Málaga en Liga Endesa y AS Mónaco en Euroliga por el mismo resultado 91-71 en apenas 3 días. Todo lo contrario al Real Madrid, que cuenta sus últimos 11 partidos por victoria, 6 de ellos de Euroliga. Además, la victoria liguera del día de nochevieja contra Valencia Basket dio más consistencia a un equipo que unido y confiado en su objetivo. Encima los blancos viajaban a Barcelona con la vuelta de Guerschon Yabusele al equipo tras estar mes y medio lesionado en su rodilla izquierda.

Publicidad
Clorín

Rudy Fernández y Gabriel Deck se mantenían de baja y Carlos Alocén sería junto a Yabusele de la partida para intentar darle un golpe casi mortal a un FC Barcelona que continúa 3º en la clasificación, pero con solo una victoria sobre un selecto grupo de perseguidores. Facundo Campazzo, Alberto Abalde (2º jugador con más minutos en diciembre), Dzanan Musa, Eli NDiaye y Edy Tavares formaron el quinteto inicial del Real Madrid. Pero la sorpresa vino desde Barcelona. Roger Grimau decidió colocar a Nikola Kalinic como escolta juntando a Parker, Da Silva y Vesely en el interior. El entrenador blaugrana sabía que su gran problema residía en la parcela defensiva y forzó a que el Real Madrid no pudiese ocupar la zona. Pero el planteamiento local no funcionó ya que el Real Madrid lograba hasta 5 triples en el primer cuarto para empezar mandando en el marcador 11-16 en el minuto 5 de partido. Pero el problema del Real Madrid en el primer cuarto vino atrás. Un 3/6 del FC Barcelona en triples unido a los 6 rebotes ofensivos blaugranas permitían 21 tiros a canasta. No es un dato baladí, porque es algo que ocurre habitualmente en los duelos Madrid-Barça donde los azulgranas siempre tienen más físico y oportunidades en ataque. Pero Dzanan Musa se bastaba para llevar a los blancos por delante con 13 puntos en este cuarto, pero por las manos de Tavares y Poirier pasaron muy pocos balones. Los 13 puntos del bosnio ayudaban a conseguir una máxima 14-22 en el minuto 7 de partido. Solo un punto más del FC Barcelona que Musa en todo el primer cuarto. El FC Barcelona reaccionaría con la salida de un quinteto más convencional hasta conseguir el 21-25 para el Real Madrid al final del primer cuarto.

Resultado engañoso, porque no fue tan superior el Real Madrid que el FC Barcelona. El plan de Grimau no le salía básicamente porque el Real Madrid anotaba desde el triple cuando el Barça sobrecargaba de centímetros la zona. Pero en el Real Madrid con su 50% en el tiro de campo apenas logró 7 rebotes y 5 asistencias, lejos de sus medias actuales. Fue ya en el segundo cuarto cuando la alianza Sergio Rodríguez con Vincent Poirier pudo sobrepasar la valla posicionada por Griamu por la floja defensa otorgada por Joel Parra y Willy Hernangómez que se vieron superados por el pívot francés que lograba tres mates en este cuarto y, con la estimable ayuda de Sergio Llull, mantener a los blancos por delante en el marcador 31-35 en el minuto 15 de partido. La vuelta a cancha de Jabari Parker y, sobre todo de Jan Vesely, consiguieron anular el efecto Poirier y el Real Madrid le volvió a entrar fobia de atacar el aro en la pintura blaugrana. Los triples seguían siendo el mejor amigo del Real Madrid mientras que Jan Vesely se nutría con 12 puntos en la primera parte. Un triple de Facundo Campazzo volvía a colocar un +7 para el Real Madrid en el último minuto del segundo cuarto, era el 8/19 que seguía haciendo daño al FC Barcelona, pero un inexplicable 5-0 de parcial en 50 segundos colocaba el definitivo 45-47 para el Real Madrid al descanso. Todo el trabajo ofensivo cosechado en la primera mitad con un 49% en tiros de campo, se fue al traste porque el FC Barcelona aguantaba el tirón gracias al 60% en triples y a sus rebotes ofensivos.

El otro problema del Real Madrid residía en la poca aportación ofensiva en conjunto. Solo los 13 puntos de Dzanan Musa apremiaban en el marcador blanco, donde ni Campazzo, Tavares, ni Hezonja anotaban más de 6 puntos entre los 3 y con 7 tiros a canasta. Si el Real Madrid querría seguir liderando el partido, debía meter a más jugadores en rotación y, por supuesto, utilizar la zona ante un FC Barcelona que llenaba de hombres altos la línea de tres. Todo lo contrario. El Real Madrid continuaba sin frenar a Jan Vesely que seguía haciendo suya la zona y donde consiguieron contener el ataque madridista hasta un único triple de Mario Hezonja en 5 minutos para sufrir un parcial de 9-3 para el peligroso 54-50 para el FC Barcelona en el minuto 25 de partido. Peligroso porque toda jugada que el Real Madrid buscaba dentro de la zona, parecía encontrarse en un jardín lleno de trampas donde el propio Edy Tavares sufrió cuatro pérdidas de balón para únicamente lanzar tres tiros a canasta. Precisamente la primera canasta del caboverdiano junto al quinto triple de Dzanan Musa sirvió de aliento para que el Real Madrid reaccionase con 5 puntos consecutivos de Sergio Rodríguez liderando un parcial de 2-9 dejando el definitivo 60-62 para el Real Madrid al final del tercer cuarto tras un nuevo error defensivo que provocó la última canasta de Joel Parra. Igual que en el segundo cuarto, el FC Barcelona se volvía a agarrar al partido con un increíble 19/41 en tiros de dos, no tanto por el porcentaje sino por la cantidad de lanzamientos realizados ante la mejor defensa de Europa. A pesar de ir venciendo, solo Dzanan Musa había anotado más de 10 puntos y solo el triple de este tercer cuarto más allá de los 13 puntos anotados en el primer cuarto.

Y aquello de la mejor defensa de Europa, se quedó por los suelos del Palau cuando el Real Madrid era incapaz de frenar cualquier acción producida por el FC Barcelona que supo utilizar su físico y su fuerza ante un endeble Real Madrid que se encontró con un parcial de 14-0 en apenas cinco minutos y sin apenas resistencia ofensiva ya que tampoco realizaban lanzamientos limpios. Parecía cerca la tercera derrota del Real Madrid en la temporada y en esta ocasión de manera justa y clara con el 74-62 para los blaugranas a falta de seis minutos para terminar el encuentro. Y en esos seis minutos en cuando se volvió a ver al gran Real Madrid de esta temporada. Se pusieron las pilas detrás y por fin encontraron en Mario Hezonja y Facundo Campazzo a sus líderes ofensivos. El problema es que el reloj corría y el FC Barcelona anotaba desde la personal y pese a conseguir un parcial de 9-16, los blancos cayeron de manera justa por 83-78 ante el FC Barcelona que lograba aliviar su crisis deportiva una semana más. En lado negativo, el Real Madrid no supo encontrar la zona en ningún momento y buscó sus puntos desde el exterior. Solo Dzanan Musa con 19 puntos 3 rebotes 2 asistencias 24 valoración y Mario Hezonja 16 puntos 5 rebotes 15 valoración superaron los 10 puntos anotados en un Real Madrid que sacó en positivo haber estado en partido 35 minutos y que Chus Mateo haya podido dar descanso a sus jugadores de cara al próximo partido de mañana ante Anadolu Efes. Porque si algo sirve la primera vuelta realizada por los blancos, es precisamente para no tener que arriesgar en todos los partidos. Es la tercera derrota tras 36 partidos y cierra otra racha de 11 victorias consecutivas. Una temporada inolvidable.

Scroll al inicio
Ir al contenido