Jª 15.- Real Valladolid 1-1 Atlético de Pinto

El Pucela se atasca ante el Atlético de Pinto

Los madrileños aprovecharon la falta de acierto de los vallisoletanos para rascar un punto en Los Anexos

Cargando...

Popi abandonó el terreno de juego en camilla en el primer periodo, presumiblemente, lesionado de gravedad

xxxxxxxxxx

El Atlético de Pinto pudo festejar como una gesta el punto rebañado en Los Anexos, en el primer envite que no gana el Real Valladolid en su casa en lo que va de curso. A pesar de disponer de varias ocasiones claras, los blanquivioletas no atinaron primero a ampliar el marcador y más tarde a ponerse de nuevo por delante. Por si fuera poco, tuvieron que lamentar la grave lesión de Popi, que abandonó el terreno en camilla todavía con el uno a cero en el marcador

Este llegó pronto, con un centro magnífico de Maroto que remató Torres a la red cuando apenas habían transcurrido diez minutos. El gol podía hacer presagiar que la tarea iba a ser sencilla, pero el acierto después brilló por su ausencia. No así las ocasiones, que se fueron sucediendo ya en la primera mitad. Adrián Álvarez creó una oportunidad para Abel, que no atinó con la puerta, como tampoco lo hizo cuando fue Adrián Carrión quien se la generó.

Mientras los vallisoletanos intentaban volver a perforar su puerta, el Atlético de Pinto apenas era capaz de salir de su campo, aunque su presión provocaba alguna que otra mínima imperfección de sus rivales con el cuero. Los de Baptista dominaban, pese a todo, y buscaban también la hiperactividad de Popi por banda izquierda. En una de sus arrancadas, cayó dentro del área, intentó rehacerse para buscar el balón y volvió a caer, esta vez lesionado, posiblemente de gravedad.

Las lágrimas y las primeras exploraciones, que hacen presagiar lo peor, desencajaron a sus compañeros y a los profesionales del club en la grada. El frío que invadió a los blanquivioletas se hizo notar desde el primer instante del segundo periodo, puesto que apenas transcurrieron treinta segundos cuando llegó el empate. Isma disparó con violencia, Aceves rechazó y Garce llegó desde atrás para embocar, lo que dio alas a los pinteños, que empezaron a creerse que a partir del arrojo mostrado podían sacar, como mínimo, ese botín que tenían momentáneamente.

Así, a fuerza de creérselo, fueron incomodando la posesión de balón de los pupilos de Baptista y disfrutando de alguna tímida llegada, como la ocasión del propio Garce tras provocar una salida deficiente de los locales desde atrás. Acto seguido, Isailovic dispuso de dos ocasiones que elevaron el nivel de amenaza sobre la portería de Pita, que respiró cuando tampoco le superaron Adrián Álvarez o Canito, que entró de refresco en el cuarto de hora final.

Merino, muy activo en todo momento, buscó la épica, pero no la encontró. Mientras tanto, en el Real Valladolid, que se fue rehaciendo después del susto inicial, Renato no pudo estrenarse con gol y su latigazo tras la asistencia de Maroto se estrelló en el palo, con el tiempo casi cumplido. El desatino general en las múltiples oportunidades de que disfrutaron los pucelanos provocó que el Atlético de Pinto tuviera algo que celebrar y le permite seguir soñando gracias a un empate con sabor a triunfo para los visitantes y casi anecdótico para los locales.

 

* Foto: Real Valladolid

Ficha técnica