Inicio / DH5 / Relevo en los banquillos de Santo Domingo
Relevo en los banquillos de Santo Domingo
Relevo en los banquillos de Santo Domingo
Rubén López sucede a Gonzalo Cuenca al frente del Juvenil A

Relevo en los banquillos de Santo Domingo

El hasta ahora entrenador del juvenil A del AD Alcorcón es nuevo entrenador del filial del club de Santo Domingo. Su sucesor es Rubén López, que estaba al frente del juvenil B. 

Tras la destitución de José Luis Capdevila en la tarde del martes, el AD Alcorcón ha nombrado a Gonzalo Cuenca como nuevo entrenador del filial alfarero. El hasta ahora entrenador del juvenil A, llega al equipo de 2ª RFEF con el objetivo de mantener la categoría de cara a la próxima temporada. Este fin de semana viajarán a Estepona para empezar a trazar en claro la línea directa hacia la primera victoria de esta nueva etapa. 

Al frente del juvenil A está, desde este mismo miércoles, Rubén López, quien lideraba el banquillo del juvenil B desde el inicio de temporada. El que fuera 2º entrenador del juvenil A del CF Rayo Majadahonda la temporada pasada, llega con el único objetivo de mantener la buena dinámica de juego y resultados obtenidos por su predecesor en las 22 jornadas disputadas, haciendo Historia en el club, llegando a clasificarse para octavos de la Copa del Rey.

Con todo este movimiento de banquillos, el puesto dejado por el nuevo míster del juvenil A será ocupado, a partir de ahora, por Carlos García, quien era entrenador del Alevín A en el club y forma parte del cuerpo técnico del juvenil división de honor. 

Por mi parte, sólo quiero desearos a los tres la mayor de las suertes para lo que queda de temporada. A Carlos y a Rubén, por demostrar siempre vuestras ganas y vuestra pasión por este loco deporte. Y a Gonzalo por creer y confiar en mi desde el primer minuto de la temporada pasada en La Oliva. Gracias por dejarme hacer mi  trabajo, con libertad absoluta para ello. Pero, sobre todo, gracias por considerarme como una más del cuerpo técnico desde el principio. Nunca tendré palabras suficientes para agradecerte aquella llamada a finales de agosto de 2022, a una semana de empezar la temporada, para que me viniese contigo a Santo Domingo. Vuela alto, que como tú nos dices siempre, lo bueno se hace esperar. Pero llega, siempre llega. Y te mereces esto más que nadie.

Scroll al inicio
Ir al contenido