Jº7. Atlético de Madrid 3 - 0 Gimnástica segoviana

Salim, del banquillo al cielo

Cargando...

El Atlético de Madrid intentaría seguir su buena racha de cinco partidos invictos en liga. En el último encuentro los de Fernando Torres consiguieron sobreponerse de manera clara ante el Trival Valderas. La Gimnástica por su parte marchaba antepenúltimo de grupo, sin conocer la victoria en estas primeras seis jornadas.

El duelo se prestaba como un David contra Goliat, una quimera contra una Gimnástica que a priori se consideraría inferior, en teoría. Los de Tito Domingo sabían perfe

xxxxxxxxxx

El Atlético de Madrid intentaría seguir su buena racha de cinco partidos invictos en liga. En el último encuentro los de Fernando Torres consiguieron sobreponerse de manera clara ante el Trival Valderas. La Gimnástica por su parte marchaba antepenúltimo de grupo, sin conocer la victoria en estas primeras seis jornadas.

El duelo se prestaba como un David contra Goliat, una quimera contra una Gimnástica que a priori se consideraría inferior, en teoría. Los de Tito Domingo sabían perfectamente que se enfrentaban contra uno de los rivales más duros y no tenían nada que perder. Cuando alguien no tiene nada que perder es más agresivo, astuto y valiente.

El Atleti, ese rival duro en el papel, se supo inferior en toda la primera parte donde no llego al área de CC sin apenas peligro. Todo lo contrario que la Gimnástica donde el coraje y corazón propio de los colchoneros fue su leitmotiv. Dos ocasiones para sentenciar la primera parte fue las que disfrutaron los aficionados. La primera con una magistral parada de Iturbe y posterior despeje de Ostos tras un fallo impropio de Lucas que prácticamente regaló la jugada a los azules. La Segunda un gran jugada de Ivo que no se rindió en la presión Ostos hasta hacerse con el esférico, pero que Pérez no pudo finalizar. Entre medias el árbitro se comió un penalti claro a Arranz tras un tackling de Lucas que desentendió de la jugada.

Con la reanudación del encuentro en la segunda parte, la Gimnástica olía la sangre. Las oportunidades llegaban, pero la finalización fallaba y eso contra uno de los equipos más fuertes del campeonato liguero puede costar muy caro. El Atlético de Madrid tiene una de las mejores canteras de Europa, de donde han salido jugadores de la talla de Lucas Hernández o del propio Fernando Torres. En este nueva generación aparecen nombres con un futuro tan prometedor como Iturbe o Corral, a los que se les unió un nuevo integrante: Salim. El delantero rojiblanco nada más salir comenzó a buscar las espaldas de los defensas segovianos, a volverles locos con sus jugadas. 

De él saldría el primer gol con una perfecta jugada a pase de la muerte de Denia, el otro héroe del partido con dos asistencias. Con el marcador favorable la moral del Atlético empezó a subir, mientras que la de la Gimnástica se desmoronó por completo. Todo el corje de la primera parte se vio sucumbido ante la presión de una nueva derrota. De la presión se cometerían errores tontos, como el penalti a Curras por Márquez tras un tackling innecesario dentro del área. Gol del 10 rojiblanco. Tito Domingo no pudo contener su frustación con los suyos tras unas buenas primeras sensaciones al comienzo del partido. Con el 2 - 0 en el luminoso la Gimnástica no pudo volver a tomar las riendas del partido. Salim convertiría en el tiempo de descuento el 3 - 0 con una maravillosa vaselina al portero propia de las grandes mentes del deporte rey. 

Ficha técnica