Inicio / Fútbol / Fútbol de Segunda / David Cobeño: “Mi paso por el fútbol modesto fue clave para dar el salto al profesional”
David Cobeño: “Mi paso por el fútbol modesto fue clave para dar el salto al profesional”
David Cobeño: “Mi paso por el fútbol modesto fue clave para dar el salto al profesional”
El actual director deportivo del Rayo jugó como portero en el club 137 partidos

David Cobeño: “Mi paso por el fútbol modesto fue clave para dar el salto al profesional”

Hoy charlamos con David Cobeño, de su nueva vida en los despachos, de qué le ha servido su pasado como futbolista profesional para desempleñar estas funciones o por ejemplo de sus recuerdos de su paso por el fútbol más modesto antes de llegar a a la élite.

 

 

¿Cómo te va la vida? Hace tiempo que dejaste os terrenos de juego pero, ¿Cómo estás llevando, lo de dejar de jugar al fútbol?

Pues al principio un poco agobiado porque había que hacer muchas cosas, pero, al final, creo que se ha logrado hacer un buen equipo. Ahora queda conseguir que se conjunten para poder luchar y subir a primera división.

¿Cómo surgió esta oportunidad de ser el director deportivo del Rayo?

Ya estaba con Ramón Planes, incluso cuando se fue Felipe Miñambres, durante 1 mes, tuve que ayudar al club porque no había nadie en ese puesto. Y bueno, el año pasado, estuve al lado de Ramón y, finalmente, el club pensó en mí para este puesto, algo que me hace sentir muy orgulloso.

¿Cuáles son las funciones exactas de un director deportivo en un club como el Rayo?

En realidad no me ha dado tiempo  a hacer una estructura de club porque Ramón tenía su equipo de trabajo y mucha gente no ha continuado. Hasta hace nada nos hemos dedicado a construir el equipo, hablar con el entrenador y ver a los jugadores que queríamos renovar, que sabíamos que iban a ser pocos, porque queríamos darle aire nuevo al equipo. Y a partir de las renovaciones que íbamos a hacer, analizar las necesidades que tenía el equipo.

He tenido reuniones con mucha gente, y he hablado con muchos agentes para ver qué jugadores nos cuadraban. A partir de ahora se abre otro periodo que tenemos más tiempo para ir haciendo la estructura deportiva. Y con el equipo que formemos hacer un seguimiento de los jugadores que nos puedan interesar y dar un poco de estructura a la base.

¿Qué virtudes debe de tener un buen director deportivo?

Tienes que conocer mucha gente, tener talante para convencer, tanto a los jugadores, como a los representantes porque, en un club como el Rayo, les tienes que hacer ver algo distinto al tema económico. El haberme retirado relativamente hace poco hace que tenga cercanía con  los jugadores y me ha ayudado para convencer a alguno de ellos. Tienes que tener muy estudiado el mercado y hacer un seguimiento de los jugadores que más nos interesen.

Foto Unión Rayo

El tener instinto para ver posibilidades en un jugador, ¿se nace con ello o uno lo va adquiriendo con el paso de tiempo?

Al final a ser una persona de fútbol te permite captar qué tipo de jugador te puede interesar. También depende con el entrenador con el que te toque estar, ya que cada uno tiene su propia metodología y su manera de jugar. No es lo mismo un entrenador que le guste la combinación y el toque que uno que le gusten más las contras. Dependiendo de esto que te cuento vas a por un tipo de jugador o a por otro. Como la idea del club, de Michel y la nuestra era la misma, pues ha resultado más sencillo porque se  capta rápidamente la idea de jugador que te puede interesar.

¿Cuántos partidos ves a la semana?¿Cuánto tiempo dedicas al día?

Pues lo que me dejan porque en estos momentos viajo con el equipo. Los scoutting y yo tratamos de ver el máximo número de partidos a la semana. Podemos ver siete u ocho partidos  y durante la semana filtros de jugadores y seguimientos de gente que nos interesan. Y, aunque todavía es pronto, no podemos estar parados porque hay que estar atentos de las oportunidades.

¿Cómo es tu día a día?

Pues llego temprano, cuando llegan los jugadores a la Ciudad Deportiva, charlo con el cuerpo técnico por si hay alguna necesidad y trato de que esté todo en orden. Y después veo el entrenamiento  y también mantengo reuniones ligadas al mundo del fútbol para conocerlos, para ver qué te ofrecen, ver si hay algún jugador interesante que pueda servir para el futuro. Y también ver muchos videos de partidos que no hayamos podido ver en directo y echarle muchas horas en el despacho sobre todo viendo mucho fútbol.

¿Qué es lo que más te gusta de tu profesión?,¿Qué es lo más complicado de tu profesión?

Lo más duro es el mercado de fichajes, que en sí es bonito porque tiene mucha actividad y es interesante negociar y convencer a los jugadores. Pero es muy duro porque al final hay operaciones que le pones mucho empeño  y mucho esfuerzo y no siempre terminan de salir. Cuando vas a por un fichaje, que a lo mejor te tiras un mes intentándole convencer y no sale esa operación al final te vienes un poco abajo.  Pero es parte de tu trabajo. No van a salir todas las operaciones que quieres a la primera. Habrá algunas que salgan, otras que no. Eso es lo más duro. Y lo más bonito  es vivir el día a día con el equipo, ver cómo llegan jugadores al primer equipo, hacer el seguimiento a la cantera…

Foto Unión Rayo

Con las limitaciones económicas existentes, debe de ser difícil eso de conseguir gangas a precio barato…¿Cuál es el principal argumento entonces  para convencer a un jugador?

El principal que es el Rayo Vallecano. Es un equipo histórico, donde se vive un ambiente especial en el estadio, donde la afición está volcada con el equipo al cien por cien pase lo que pase, que estamos en Madrid, donde viene mucha gente a ver partidos de toda Europa. Intento que los jugadores estén lo más cómodos posible.

Antes de dar el ok definitivo, ¿sueles pedir informes sobre aspectos personales del jugador?

Intentamos informarnos de cómo es su vida, si tiene familia, si tiene hijos, qué necesidades va a tener aquí en Madrid…Esto es importante porque influye en el rendimiento del jugador. Antes de firmar intentamos hablar con alguien que haya jugado con ese jugador, su club de procedencia, que nos informa de su carácter, necesidades y de su vida personal.

¿Qué relación mantienes con el cuerpo técnico y los jugadores?¿Puede darse el caso que fiches a un jugador que no ha pedido el técnico? ¿Qué pasa en este caso?

Siempre se habla con ellos para que tengan información e intenten dar el visto bueno. Pero a veces son cuestiones de club en las que vemos, tanto la dirección deportiva como el consejo de Administración, que es una oportunidad. Y a veces, aunque no sea una necesidad imperiosa del cuerpo técnico, nos lanzamos. Este verano todo o casi todo ha sido consensuado con el cuerpo técnico y no han sido todos las primeras opciones, pero sí estaban entre las tres prioridades de jugadores. Este año hemos congeniado en casi todo y nos hemos puesto de acuerdo enseguida.

Sois uno de los equipos a batir. ¿Puede ser  una carga de presión para los jugadores este favoritismo?

No lo creo. Venimos del año pasado de pegarnos un batacazo y de llevar la vitola de favoritos y al final fuimos el único equipo de los que bajamos que no subimos. Esto nos tiene que servir de experiencia, de ser humildes, de ir partido a partido y de sufrir como animales todos los partidos. Además, hemos firmado jugadores con mucha experiencia, con mucho nivel, tanto deportivo como personal, y en ese aspecto creo que podemos estar tranquilos porque la gente va a rendir. Luego influyen más cosas, pero tenemos que ir paso a paso y ser humildes.

Unión Rayo

¿Qué es para Cobeño el fútbol modesto y qué te ha aportado en tu vida personal?

Pues me ha permitido ser jugador de primera división. Estuve dos años en el filial del Rayo Vallecano, de ahí salí a la Ponferradina a la segunda B y gracias a mi vuelta al Real Madrid C en tercera división, que venía de un año sin jugar en Ponferrada, me reafirmé, cogí confianza y pegué el salto al fútbol profesional.  Para mí fue clave curtirme en tercera división y de jugar muchos partidos.

¿Qué consejo le darías a los chavales que sueñan con jugar en primera división?

Lo primero que sean conscientes de que es muy difícil llegar a la élite. Yo no era el mejor en muchas cosas, pero siempre tuve la mentalidad de querer llegar, la constancia y supe aprovechar las oportunidades. Al final es eso. Entrenar como un animal, mentalizarse de que es muy difícil llegar y que si te llega la oportunidad la tienes que aprovechar. Llegan pocos, pero hay que ser constantes y trabajar duro.

¿Qué supone el Rayo en tu vida? ¿Qué les dices a toda la afición?

Lo ha sido todo. Entre con 12-13 años en la cantera y sigo ligado al club. He paso toda mi vida en el club. He pasado muy buenos momentos, otros muy malos, pero lo que te queda es ese sentimiento de defender al equipo. Además es un club histórico, que defiende unos valores, que no es un equipo cualquier y eso al final cala entre la gente. Ya a la afición, pues que siempre están ahí. Es un alivio para el jugador que viene nuevo escuchar a la afición, que lo único que te piden es que lo des todo. Si el jugador se deja la piel no hay ninguna pega. Esto te quita mucha presión y lo único que tienes que hacer es devolver esa confianza.

Fotos: @unionrayo

Scroll al inicio
Ir al contenido