Inicio / Fútbol / Fútbol de Tercera / “La experiencia me ha servido para madurar, y aprender que los errores se pagan caro”
“La experiencia me ha servido para madurar, y aprender que los errores se pagan caro”
“La experiencia me ha servido para madurar, y aprender que los errores se pagan caro”
Álvaro Santamaría, “Santa”, jugador del Alcobendas Levitt

“La experiencia me ha servido para madurar, y aprender que los errores se pagan caro”

Nuestro protagonista de hoy no ha parado de arrepentirse de lo que ocurrió el 28 de febrero del año pasado al término del partido que enfrentó a su equipo, el Unión Adarve, y el Atlético de Madrid B. Ese día, después de un partido bronco, Álvaro Santamaría “Santa”, agredió a Carlos Morales, uno de los guardametas del conjunto rojiblanco y fue castigado con dos años de inhabilitación por el Juez de Competición de la FFM, aunque, finalmente, la sanción se ha rebajado a un año.

¿Quién es Álvaro Santamaría y cuál es tu trayectoria en el mundo del fútbol modesto madrileño?

Pues mira empecé en Alcobendas desde Cadete B y estuve hasta segundo año de senior. Luego me fui dos años al Sanse B, después al Madrilejos con Víctor Cea media temporada y de ahí al Adarve hasta que tuve el problema el año pasado. Y ahora, una vez cumplida la sanción, pues de vuelta al Alcobendas.

¿Cómo llevas tu vuelta a los terrenos de juego? ¿Estás ya en plena forma?

Me encuentro muy cómodo. El otro día jugué ya mi primer partido de inicio  y lo que me falta es más ritmo de partidos, más minutos y coger el fondo físico.

 

¿Qué sentiste al volver a un terreno de juego después de un año sin jugar?

Fue una sensación muy bonita el poder volver a jugar y más tras lo que había pasado. Las sensaciones fueron buenísimas, muy contento y disfruté como un niño pequeño.

 

Y sobre todo, ¿Qué se te pasó por la cabeza cuando los dirigentes del Alcobendas Levitt te llaman para darte esta nueva oportunidad?

Fue una llamada con doble regalo. Me llamaron para decirme que me habían reducido la sanción y como consecuencia de eso había un equipo interesado en mí: el Alcobendas Levvit. Me quedé en shock, tardé en asimilarlo hasta el día siguiente.

¿Llegaste a pensar en algún momento que podrías dejar de jugar al fútbol?

Sí, de hecho ya me había hecho la idea. Empiezas a tener una edad, te independizas y hay que trabajar y la sanción era de dos años. Y con 27 años era difícil ponerse a pensar a en volver a jugar. Así que me había buscado un trabajo por las tardes. No lo tenía asimilado, pero sí lo tenía en la cabeza el que no podía seguir jugando al fútbol.

¿De quién te acordaste en esos momentos tan íntimos y especiales?

En ese momento estás tan concentrado y pensando en el partido que tampoco te acuerdas de mucha gente, pero sí que es cierto que, cuando termina el partido, te acuerdas de toda la gente que ha estado cerca de mí cuando lo he pasado tan  mal.

¿Cuál fue el momento más duro de estos meses sin poder jugar al fútbol?

Todos… Desde el momento que pasa lo que pasó y que nunca tenía que haber pasado. Desde ese instante me empecé a arrepentir hasta el día de hoy. Cuando te quitan algo que es tu vida, estás viviendo algo que  no es lo que quieres y más cuando es por algo que nunca tendría que haber pasado.

¿Cuántas veces has dado vueltas a lo que pasó y cuántas veces te has arrepentido de tu acción?

Todos los días. Al final estás pagando por algo que no va con mi forma de ser. Todos los días lo piensas y te preguntas por qué. Estas viviendo algo que no va contigo, ni con tu forma de ser y no te lo imaginas.

¿Has hablado con el otro jugador para pedirle perdón?

Sí el día que tuvimos el juicio me disculpé ante él y estuvimos hablando un rato.

¿Qué has aprendido de esta experiencia?

Más que  aprender me ha hecho madurar un montón. Aprender a valorar lo que tienes y saber lo que te va a llevar por mal camino y te va a traer malas consecuencias. Si me tuviera que quedar con algo sería que lo malo se paga caro.

¿Qué consejo darías a cualquier jugador, sobre todo, a los más jóvenes para evitar actuar en caliente y hacer cosas que tiene consecuencias que luego te puedes arrepentir?

Sabemos que en el fútbol vives momentos muy intensos y que estás a muy altas pulsaciones, pero cualquier futbolista se tiene que parar a pensar, contar hasta 10 y no hacer nada de lo que te puedas arrepentir. Esto es un deporte y tienes que tener los valores del deporte, respetando al contrario y nunca desprestigiarlo.

¿Has notado algo raro entre los rivales después de lo que paso en tu vuelta a los terrenos de juego?

La verdad que me ha sorprendido. Han sido muchos los compañeros que me han dado la enhorabuena por volver a jugar. He sentido el cariño de muchas personas. Muchos de ellos me han dicho que la sanción ha sido exagerada pero yo en eso ya no me meto.

 

Cambiando radicalmente de tema, fuiste elegido para formar parte de Academia Football Cracks, el reality show dedicado a buscar chicos mayores de 16 años para convertirlos en los próximos ídolos del fútbol. ¿Cómo fue la experiencia y para qué te sirvió?

Con el paso del tiempo lo vas valorando cada vez más. Imagina te lo que es estar con Zidane, Francescoli, Lobo Carrasco… Mucha gente del fútbol profesional. Estos dos tres meses que estuvimos ahí, con ese ambiente de fútbol, estás todo el rato en modo esponja intentado aprender lo máximo posible. Me quedo con las experiencias que viví, lo que compartí con los compañeros, lo que aprendí en los entrenamientos.

¿Con qué consejo o imagen te quedas de tu contacto con gente como Zidane?

Zidane nos decía que nunca perdiéramos la ilusión.

¿Qué retos te marcas a corto plazo dentro del mundo del fútbol modesto?

Ponerme cuanto antes al cien por cien y ayudar al Alcobendas Levitt a mantener la categoría.

Scroll al inicio
Ir al contenido