Inicio / Canastas / Real Madrid Baloncesto / Pidiendo la hora
Liga Endesa Cuartos de Final Partido 2: Dreamland Gran Canaria (0) 71 Real Madrid (2) 73

Pidiendo la hora

El Real Madrid sudó para conseguir su pase a las semifinales de la Liga Endesa tras aguantar un parcial de 7-1 en los últimos cinco minutos del segundo partido contra Dreamland Gran Canaria. Los errores en el lanzamiento en la segunda mitad y el acecho del equipo canario pusieron contra las cuerdas al Real Madrid que ya tiene puestas todas las miradas a la Final Four de Berlín el próximo fin de semana. Edy Tavares con 13 puntos 8 rebotes y 2 tapones llegó a los 20 de valoración donde Campazzo y Musa se convirtieron en indispensables. El rival del Real Madrid en semifinales saldrá del vencedor de la eliminatoria FC Barcelona vs Lenovo Tenerife.
Publicidad
Telba Limpieza - El deporte de Madrid, sin escombros

Dentro de seis días, os estaremos contando la Final Four de la Euroliga. Pero por culpa del calendario, los partidos de baloncesto se tienen que comprimir de una manera salvaje para tener todo apunto y atado para que el próximo 2 de julio España pueda estar a tope en el inicio del Preolímpico Masculino para conseguir su plaza en los Juegos Olímpicos de París. Y aunque resulte extraño, tenemos que acostumbrarnos a que el Real Madrid dispute su serie de cuartos de final de Playoffs de Liga Endesa, antes de que se juegue la Final Four y, de conseguir el pase, iniciar las semifinales apenas 3 días de la jornada final de la Euroliga. Quizá por ello, el Real Madrid querría repetir su gran partido del pasado miércoles donde vencía con solvencia a Dreamland Gran Canaria en el primer partido de la serie. Pero estamos completamente de acuerdo, de que el segundo partido no iba a ser igual que el primero y que el Dreamland Gran Canaria saldría en el segundo encuentro jugándose literalmente la temporada y con la ilusión de alargar la serie hasta mañana domingo en la vuelta al WiZink Center.

Publicidad
Clorín

Por tanto, el Real Madrid preferiría cerrar la serie en Gran Canaria para disponer de al menos dos días más para preparar la semifinal europea ante Olympiacos. Y de momento, lo haría con todos sus jugadores (salvo Deck) sanos ya que el problema en la muñeca de Rudy Fernández quedó en un susto. Sin cambios en el quinteto inicial del Real Madrid con respecto al primer partido con Facundo Campazzo en el base, Alberto Abalde y Dzanan Musa como aleros y con Guerschon Yabusele y Edy Tavares en la pintura. A diferencia del primer partido, Dreamland Gran Canaria quiso trabajar los bloqueos directos y colocar a sus hombres altos con los bajitos madridistas para cuerpear en la zona. El trabajo dio sus frutos y no fue hasta el minuto 4 cuando el conjunto canario lanzaba su primer triple del partido. John Shurna y Nico Brussino comandaban el ataque canario donde el pívot americano ya había lanzado más tiros de dos en el primer cuarto que en todo el primer partido. Una canasta de Facu Campazzo devolvía la delantera al Real Madrid con el 11-12 en el minuto 5 de partido e intentaba soportar las grandes individualidades de los canarios que acabaron con más (4) pérdidas que (3) asistencias. Pero se encontraron con un conectado Real Madrid que seguía teniendo un espectacular acierto ofensivo que no permitía el sorpasso canario. Y es que los blancos se encomendaron a un gran Edy Tavares que utilizó la capa de super héroe de Vincent Poirier en el primer partido para anotar sus 6 puntos con tres mates además de ayudar con la intensidad defensiva cada vez que sus 221 cm ocupaban la zona. Y ya con Sergio Llull en cancha, el Real Madrid logró un pequeño parcial de 2-8 en 3 minutos para terminar el primer cuarto con una ligerísima ventaja 18-25 con un Real Madrid que anotaba un 67% en tiros de campo con solo 4 rebotes y 7 asistencias producidas.

Como explicábamos el miércoles, el Real Madrid volvía a rondar los 40 créditos de valoración con apenas doce tiros lanzados y con siete asistencias dadas para ocho canastas en juego. Y es que el Real Madrid fue de menos a más en el primer cuarto cortando el primer estirón de Dreamland Gran Canaria que se quedó en un buen 53% de acierto. Con el segundo cuarto en marcha, los jugadores de Dreamland Gran Canaria quisieron volver a abusar del juego interior pero en esta ocasión el Real Madrid encontró la fórmula de salir al contrataque con hasta 15 rebotes en un solo cuarto para encontrar situaciones sencillas de lanzamiento. Así y con Sergio Llull compartiendo pista con Sergio Rodríguez, el Real Madrid sometía a su rival con 8 puntos anotados en 3 minutos y todos, sin excepción, anotados por Sergio Llull. Pero la excepción es la que mata la regla y si nadie más anotaba en el Real Madrid, el partido se complicaba. Cinco puntos consecutivos de Dreamland Gran Canaria colocaba el 31-33 para el Real Madrid en el minuto 15 de partido y devolvía la ilusión a la afición canaria que veía como en un mal cuarto para los locales, seguían echando el aliento a todo un Real Madrid. Pero su horrendo 22% en tiros de campo del segundo cuarto imposibilitó la remontada ante un Real Madrid muy serio en defensa con el oscuro trabajo de Vincent Poirier y Edy Tavares. Con un parcial de 2-10 el Real Madrid volvía a dispararse en el marcador y amenazaba romper el partido pero el descanso terminó salvando a Dreamland Gran Canaria con el 33-43 para el Real Madrid tras los primeros 20 minutos de partido. Y es que el comentado 22% canario destrozó las posibilidades de los locales ante un Real Madrid que se permitió el lujo de dejar de anotar en un cuarto los 20 puntos de media que suele promediar últimamente.

No era nada sencillo. La diferencia en el marcador era como un gran soplo de aire fresco para el Real Madrid que debía trabajar más y lucir menos. Porque su rival y el ambiente iban a provocar una tensión deportiva que los blancos debían soportar. Inclusive los cambios de criterio arbitral que nos regaló 8 faltas sancionadas en cuatro minutos del tercer cuarto cuando en toda la primera parte se señalaron 13. El Real Madrid está acostumbrado a jugar en estos ambientes, pero le costó frenar el esperado ímpetu de Dreamland Gran Canaria que lograba 12 puntos en cinco minutos, cuando en el primer cuarto anotaba 18 y en el segundo 15 en su totalidad. Por tanto, Dreamland Gran Canaria “regresaba” al partido con un 12-6 de parcial para el 45-49 todavía para el Real Madrid en el minuto 25 de partido. Pero con dos triples de Abalde y Musa, el Real Madrid supo detener la primera oleada de Dreamland Gran Canaria, pero nadie podría sospechar que al conjunto blanco se le estaba acabando la pólvora en ataque. Porque en ese momento una de las cualidades que experimentó el conjunto de Jaka Lakovic en Madrid, surtió efecto en apenas 2 minutos del tercer cuarto. Un 3/3 en triples, unido a un mate de Miquel Salvó tras el error del cuarto triple, formalizó un inesperado parcial de 11-1 roto por la primera canasta de Mario Hezonja en el partido para cerrar el tercer cuarto con el 58-60 para el Real Madrid. No estaba bien el Real Madrid. Y es que nos tenía mal acostumbrados en los últimos partidos y pocos podían esperar que recibieran 11 puntos en solo dos minutos y tuviesen que volver a ganar un partido que parecía controlado solo 10 minutos de juego antes.

Porque los blancos querían un par de días libres para preparar la Final Four, pero es que los amarillos querían dar una buena alegría a su afición luchando por un tercer partido y aprovechar su 6/9 en triples que le dio una nueva oportunidad. Y es que el partido se convirtió en un correcalles donde, sorprendentemente, disfrutó Dreamland Gran Canaria ante un Real Madrid que parecía pedir tiempo muerto tras cada error en cada ataque forzado. Porque tras un triple de Mario Hezonja nada más comenzar el último cuarto, llegaron dos canastas consecutivas de Dreamland Gran Canaria que ponían el 62-63 en el minuto 31 de partido. Pues así estuvo el marcador parado durante dos minutos con caras de preocupación y tensión en el bando madridista que inexplicablemente pareció quedarse sin fuerzas ni opciones. Solo Mario Hezonja parecía tener algo de acierto en sus manos y un mate de Edy Tavares colocaba el 64-72 en el minuto 35 para el Real Madrid. Pero nadie esperaba que esa fuese a ser la última canasta en juego del Real Madrid que aguantó con un 4/17 en tiros de campo durante todo el último cuarto y viendo como minuto a minuto, el Dreamland Gran Canaria se acercaba peligrosamente en el marcador hasta el 71-73 en el último minuto y con posesión insular. Se la jugó AJ Slaughter para ganar a falta de 10 segundos pero su triple lo repelió el aro y el rebote y la victoria se la terminó quedando el Real Madrid tras un agónico final con el 71-73 definitivo tras solo 13 puntos del Real Madrid en este cuarto.

Sabíamos que iba a ser complicado, dramático si lo preferís. Pero lo importante para el Real Madrid era ganar para cerrar la serie y pensar exclusivamente en Berlín. Edy Tavares con 13 puntos 8 rebotes y 20 de valoración fue el mejor jugador de un Real Madrid que tuvo que pedir la hora en Gran Canaria para llegar nuevamente a unas semifinales de Liga Endesa.

Scroll al inicio
Ir al contenido