Euroliga Jornada 07: Zalgiris Kaunas 90 Real Madrid 93

Ya están aquí

Cargando...

Increible victoria del Real Madrid que volvía a enfrentarse al nuevo líder de la Euroliga que vendió cara su derrota. Un fantástico último cuarto de Edy Tavares - 22 puntos 12 rebotes - y Facundo Campazzo - 19 puntos 10 asistencias - lideran en valoración un gran partido de Llull, Carroll o Alberto Abalde. Sexta victoria consecutiva de un Real Madrid que escala a la décima posición de la Euroliga.

Euroleague.net Euroleague.net Euroleague.net Euroleague.net Euroleague.net Euroleague.net Euroleague.net Euroleague.net Euroleague.net Euroleague.net

Había mucho respeto al partido de anoche en Kaunas. Después de la derrota en el clásico, el Real Madrid había encontrado el camino correcto consiguiendo hasta 5 victorias consecutivas. Para este Real Madrid irregular de principio de temporada, ya era todo un logro, incluso ganar 3 consecutivos. Pero, en esos 5 partidos, el Real Madrid sólo había jugado uno de Euroliga frente al Bayern Múnich. Ni siquiera el caluroso y esperado tuit de Pablo Laso reconociendo el trabajo de los suyos a pesar de tantos parciales negativos en los partidos, conseguía enfriar mi respeto al partido contra Zalgiris Kaunas. Porque los lituanos eran líderes en la Euroliga con 5-1 de balance y un +34 en su +/-. Porque habían ganado en el Pireo, en Khimki y en casa al todopoderoso Anadolu Efes. Y finalmente, contaba en sus filas con el MVP de Octubre, Marius Grigonis con 15 puntos de media y un 57% en tiros de campo, un 45% en triples.

">

Un buen resultado en Kaunas, refrendaría el gran momento del equipo de Pablo Laso y el regreso del eterno equipo campeón de esta finalizada década 2010. Además, el técnico vitoriano parece haber encontrado al mejor quinteto posible con Facundo Campazzo, Jaycee Carroll, Alberto Abalde, Anthony Randolph y Edy Tavares. Y en la noche de ayer, tampoco se equivocó. Y como si de un spoiler se tratase, Facundo Campazzo y Edy Tavares decidieron aparecer en el principio del partido y suyas fueron las primeras acciones, con dos canastas de Tavares a pase de Campazzo. Zalgiris Kaunas nos quiso demostrar que no son líderes por casualidad y con 3 triples anotados, se mantenía dentro del partido ante el empuje de un buen Real Madrid. Y es que si hablamos de primeros cuartos, debemos señalar a Jaycee Carroll. Con 4 puntos suyos, se cerró el primer parcial de 11-15 en el minuto 5, donde Zalgiris se agarraba desde el triple. No era casualidad el 57% de acierto exterior del equipo lituano en el primer cuarto, que empezaron a ver otro recital de Jaycee Carroll y sus 11 puntos en el primer cuarto. No olvidemos, que en esta racha de 5 victorias, Jaycee Carroll promedia 10 puntos 60% en tiros de campo y 9 créditos de valoración solo en primeros cuartos. Pero el de Wyoming no se encontró solo en la anotación ya que vimos a un enchufado Campazzo anotando 8 de sus 11 puntos, en los dos últimos minutos del cuarto. Por tanto, la pareja Campazzo & Carroll, anotaban 22 puntos en un primer cuarto donde Zalgiris solo encontró los triples de Walkup y el físico interior de Rubit para aguantar al final del primer cuarto 24-32 para el Real Madrid. Y es que los blancos salvaron con un 100% de acierto desde la zona con 9 rebotes y 9 asistencias y con apenas 1 balón perdido.

Poco que decir de los inicios de éste Real Madrid que en noviembre ha venido anotando 28,23,27 y ahora 32 puntos en los primeros cuartos, cogiendo de nuevo el ritmo a la competición. Pero, como ya venimos diciendo en pasadas crónicas, al Real Madrid le seguía costando rematar los partidos con una concentración de 40 minutos y tuvo su cruz precisamente, en el segundo cuarto del partido. Y esto en el Real Madrid casualmente ocurrió con la segunda unidad en cancha, aunque no fue tanto error de los jugadores sino al acierto de los jugadores de Zalgiris y el cambio de criterio arbitral, que no permitió la intensidad de la defensa madridista, como sí lo permitieron en los primeros diez minutos. Esto permitió que la remontada de Zalgiris Kaunas se consumase en apenas 4 minutos de juego con un parcial de 10-2 y ya con el Real Madrid en bonus, cosa que no ocurrió en todo el primer cuarto. El Real Madrid se obcecó en el lanzamiento precipitado buscando las mismas sensaciones que al principio del partido, pero fue Zalgiris quien encontró esa oportunidad de ponerse por delante en el marcador 36-34 minuto 15. Y es que Thomas Walkup se convirtió en ejecutor del Real Madrid con 8 puntos anotados en este cuarto con dos triples más y mantener un altísimo 67% en el triple Zalgiris, al descanso. En cambio, al Real Madrid se le escapaban todos sus lanzamientos incluso los de debajo del aro, hasta que a falta de 3 minutos, Sergio Llull pudo cerrar un increíble parcial de 18-5 con 5 puntos consecutivos, volviendo a coger las riendas del equipo como antaño. El balear fue el mejor jugador blanco en este cuarto anotando 9 puntos y solo estuvo acompañado por Laprovittola para intentar lavar la cara del Real Madrid en este cuarto. Un cuarto que se llevaría Zalgiris 54-48 al descanso, tras anotar 30 puntos en este cuarto 8 de ellos desde el tiro libre y 12 desde el triple. Al menos, el Real Madrid seguía dentro del partido tras haber empezado el segundo cuarto con un parcial en contra de 15-2 y un 1/9 en tiros de campo, que terminó siendo abortado con otro parcial de 15-14 en 3 minutos, con un 5/6 en tiros de campo del equipo de Pablo Laso.

clorin 1200 200

Resultaba curioso comprobar, como en el mismo partido, el Real Madrid anotaba 30 puntos en el primer cuarto y el Zalgiris Kaunas en el segundo acto. Muchas claves pudiésemos buscar para entenderlo, pero el hecho de que hubiese un cambio de criterio arbitral en la señalización de las faltas, tuviese algo que ver. El Real Madrid recuperaba su quinteto de inicio – el de los 30 – para afrontar el comienzo de la segunda parte. Pero de nuevo se vio al Zalgiris del segundo cuarto con un parcial de 6-2 en dos minutos y con el déficit de los triples en la ofensiva blanca. El Real Madrid sufría problemas de concentración, perdiendo sus 3 balones en este cuarto, en los primeros cuatro minutos. Las caras de desesperación aparecían tanto en Laso como en sus jugadores que vieron como se escapaba el partido 66-57 en el minuto 25. Y es que Alberto Abalde era el único madridista que tiraba del carro durante este periodo de desconexión del Real Madrid, anotando 7 puntos y volviendo a ser muy dinámico en el juego. Zalgiris estaba dispuesto a atestar un duro golpe moral al Real Madrid con su 57% de acierto en el tiro de campo, 50% en este tercer cuarto. Si mirásemos clasificación y estado de forma, apostaríamos por una victoria lituana, pero el Real Madrid de noviembre es bien diferente al de octubre. Porque en dos minutos se vieron cosas sorprendentes, como 5 faltas consecutivas de Zalgiris, algo inaudito en los 8 primeros minutos del cuarto, y un Edy Tavares que empezaba a dominar de manera absoluta la zona con 10 puntos y 6 rebotes en este cuarto, que terminó con victoria de Zalgiris 73-67. Si, habéis acertado, 17 puntos de los 19 del Real Madrid, fueron anotados entre Tavares y Abalde, dando una nueva oportunidad a su equipo que contaba con un buen 52% en tiros de campo, pero lejos del increíble 57% de los lituanos.

Parecía un reto casi imposible superar esos números de Zalgiris que seguía demostrando su liderato en la Euroliga con buen juego y con Thomas Walkup sensacional con 18 puntos 6 rebotes y 7 asistencias, con 10 minutos por jugar. Pablo Laso decidió mezclar a los actores de la primera y segunda unidad y con un parcial de 2-8 en dos minutos, el Real Madrid igualó el encuentro 75-75 con dos triples consecutivos de Trey Thompkins. Y fue entonces cuando apareció el gran Real Madrid y también, todo hay que decirlo, el enésimo cambio de criterio arbitral que permitió la subida de intensidad de los blancos y las faltas sancionadas a los lituanos. Cuando las cosas se volvían a complicar, cuando el partido se convertía en más físico, apareció el mejor Facundo Campazzo para liderar al equipo dentro de una batalla que parecía perdida de antemano. Un Campazzo eléctrico, que se ganó dos personales en un minuto además de una técnica cuando peor lo pasaba su equipo 86-81 a falta de 3 minutos.  Pero no nos hemos olvidado de Tavares, que seguía siendo dueño y señor de la zona lituana anotando 8 puntos sin fallo en este cuarto, gracias a las asistencias de Sergio Llull y dejando al Real Madrid ya por delante en el último minuto. Y si Zalgiris querría remontar, Facundo Campazzo se encargó de sentenciar el partido con 8 puntos en este cuarto.

Victoria muy importante en lo moral para el Real Madrid, que volvió a ganar a un líder de la Euroliga y donde consiguieron remontar una diferencia de 11 puntos. Además Zalgiris cerró su partido con 90 puntos 100 de valoración y un 51% en tiros de campo y 50% en triples. Por parte del Real Madrid, contamos los 19 puntos y 10 asistencias de Campazzo y los 22 puntos y 12 rebotes de Edy Tavares. Está claro, que poco a poco, el Real Madrid está de nuevo aquí.