Inicio / DH5 / Un Leganés intratable

Un Leganés intratable

El Leganés logra su tercera victoria consecutiva (0-1) en un encuentro donde demostró su capacidad para saber sufrir.

La vigesimoquinta jornada del grupo cinco de la División de Honor nos deparaba un choque entre el Unión Adarve y el Leganés, que está siendo el equipo revelación de esta temporada, estando en estos momentos tercero en la clasificación, tan solo por detrás de los dos conjuntos más potentes tanto por presupuesto como por jugadores de la liga , como lo son el Real Madrid, como segundo en la tabla, y el Atlético, que se sitúa actualmente como líder de la competición.

Esta jornada tenía un componente especial, ya que los partidos se jugaban entre semana en vez de el fin de semana como de costumbre. Con un viento huracanado que asolaba a toda la comunidad de Madrid, el colegiado Jaime Muñoz daba comienzo a un encuentro que empezó dominando el Leganés.

El equipo dirigido por Rueda García se hizo con el control absoluto del balón, consiguiendo hacer sentir muy incómodo al conjunto local, que se veía incapaz de trenzar un ataque que generara un peligro verdadero a los pepineros. El máximo baluarte ofensivo que tenía el Leganés era a través de su delantero centro, Manuel, quien con su gran físico y altura era un peligro continuo para el Adarve en el juego aéreo.

Los centros tanto desde línea de fondo como desde medio campo eran un arma que continuamente utilizaban los dos equipos para hundir a la zaga rival y buscar segundas jugadas. Pese a la superioridad futbolística del Leganés, como se ha comprobado durante toda la temporada en Ganapanes, el juego tan directo que posee el Adarve les hace generar jugadas con cierto peligro en área rival con facilidad. En una de estas acciones, los lobos tuvieron la ocasión de adelantarse, pero el árbitro anuló el gol por fuera de juego.

Quien no desaprovechó la oportunidad de ponerse en ventaja en el marcador y anotar el único tanto del partido fue el Leganés en el minuto 24, quien gracias a un disparo de media distancia de Alpha Ndiaye conseguiría batir a Rafael, guardameta del Adarve, que no estuvo muy acertado al no medir bien la trayectoria del balón debido al viento, finalmente introduciéndosele el esférico entre las dos piernas.

El gol supuso una relajación excesiva para los pepineros, que vieron como los lobos iban creciendo y creciendo hasta conseguir hacer sufrir mucho a los visitantes los últimos minutos del primer tiempo. Sin embargo, el Adarve no logró empatar y se fueron al descanso con un sabor de boca agridulce.

Los segundos cuarenta y cinco minutos comenzaron de manera frenética con una ocasión clara para ambos conjuntos; la primera fue para el Leganés con un testarazo imperial de Alpha que se marchó alto. Minutos después, el Unión Adarve tendría su oportunidad para poder empatar el partido con un disparo que dio de lleno en el larguero.

El partido era un auténtico descontrol, era la descripción en sí misma de lo que es un encuentro de ida y vuelta en el fútbol, donde tanto los lobos como los pepineros gozaron de ocasiones para alterar el marcador. El Leganés se encontró con una actuación estelar de su portero, Hugo, que tapó todas las acometidas de los locales.

En partidos como estos se demuestra lo fuerte que es un equipo en una competición, y el Leganés de Rueda García manifiesta en cada encuentro que, además de ser un equipo muy bien trabajado tácticamente, también tienen ese carácter de los ganadores para saber sufrir en determinados contextos y salir vencedores finalmente.

El árbitro pitaba el final de una segunda parte de puro fútbol en Ganapanes con el grito de júbilo de los jugadores visitantes que se llevaban la victoria a casa.

Scroll al inicio
Ir al contenido