Liga Endesa Jornada 31ª Real Madrid 79 Monbus Obradoiro 69

Partido Trampa

Emergido en una semana crucial para su futuro europeo, el Real Madrid pudo sacar un difícil encuentro contra el Monbus Obradoiro que se jugaba la permanencia esperando sacar réditos del cansancio madrileño de su doble duelo contra Baskonia. Con minutos para los menos habituales, el Real Madrid tuvo que lidiar con una buena defensa para mantener sus números habituales en la Liga Endesa donde continua peleando con el Unicaja Málaga el liderato final de la Liga Regular.

Estamos habituados a hablar de las estrellas. El mejor anotador, el mejor asistente o el mejor defensor. Ellos son los que llenan las páginas de debate deportivo y a los que se acogen los entrenadores para liderar su táctica en cada uno de los partidos que se disputan. El Real Madrid los tiene y los ha destacado durante su semana europea con doble victoria sobre Baskonia que pone a los blancos a una única victoria de conseguir su billete a Berlín. Pero antes, los blancos debían ocuparse de la Liga Endesa donde continua líder igualado con Unicaja Málaga. A falta de cuatro encuentros, malagueños y madrileños tienen su propia puja por terminar liderando la fase regular. Y sobre la clasificación, el Real Madrid debía tenerlo sencillo para vencer a Monbus Obradoiro 17º con 8-22 de balance. Pero la experiencia nos ha enseñado que cuando un equipo está al límite de salvación de un descenso, suele ser equipo más peligroso que cualquier grande de Europa. El equipo gallego llegaba a Madrid penúltimo tras la victoria de Breogán en Granada y con una victoria menos que éstos mismos equipos. La salvación del equipo gallego pasaba por el WiZink Center e iba a convertirse en un incomodo equipo para el Real Madrid.

Publicidad
Clorín

Un Real Madrid que debía decidir en racionar los minutos entre sus 14 fichas y los minutos de descanso activo ya que esta semana sigue siendo muy importante en clave europea. Sergio Rodríguez y Gabriel Deck, se quedaron fuera de una convocatoria a la que volvían Carlos Alocén y Eli John N´Diaye. Precisamente el pívot senegalés acompañaría a Edy Tavares en la pintura del quinteto inicial de Chus Mateo acompañando a Campazzo en el base y a Fabien Causeur y Dzanan Musa en los puestos de alero. 90 segundos tardaría en anotar un Real Madrid que fue a lo que se dedicó en el primer tramo de partido. Precisamente un triple de Eli NDiaye colocaba por delante 15-12 al Real Madrid en el minuto 5 de partido ante un buen plantado Monbus Obradoiro que estuvo muy acertado con un 8/11 en tiros de dos con un fenomenal Thomas Scrubb con 9 puntos sin fallo en el tiro. Pero el acierto en el triple del Real Madrid pareció romper el partido con un 6/8 en triples, siendo un 5/5 entre Causeur, Campazzo y Musa (3/3) para que el Real Madrid lograse una máxima ventaja hasta que los 5 rebotes ofensivos del Obradoiro, les volvieron a meter en partido con el definitivo 28-20 para el Real Madrid al final del primer cuarto. Un cuarto donde el Real Madrid era imparable en el triple y el Monbus Obradoiro respondía desde la zona. Y es que los gallegos apenas cogieron dos rebotes de su aro por cinco del madrileño, donde el Real Madrid destacaba en las siete asistencias entregadas.

Ese parecía ser el mejor resumen del partido, pero al menos lo mantenía equilibrado y donde se esperaba una mejora en el tiro exterior de Monbus Obradoiro y que el Real Madrid mejorase en defensa. Con Alocén de base, Abalde y Rudy de aleros, el Real Madrid intentaba mantener la misma intensidad de los titulares, pero el plan no salió como lo esperado ya que Monbus Obradoiro subió un punto su defensa y fue recuperando su deferencia gracias a su defensa zonal y los rápidos contrataques. Este motivo y el nulo acierto ofensivo madridista, provocaba un parcial de 0-9 para Monbus Obradoiro que se colocaba por delante con el 28-29 en el minuto 15 de partido, justo antes de que llegase la primera canasta en juego de un Real Madrid que tuvo que volver a modificar su quinteto buscando superar la zona 2-3 ordenada por Moncho Fernández. Con la cantada canasta de Yabusele, empezó de nuevo una reacción madridista con Poirier como ejecutor con otro 8-2 de parcial en apenas dos minutos de juego. Pero ese fue el tiempo más efectivo que tuvo el Real Madrid en un mal segundo cuarto, con apenas un 4/14 en tiros de campo en este periodo que permitió que Monbus Obradoiro volviese a meter el miedo en el cuerpo al Real Madrid con dos triples consecutivos para acabar el cuarto con un fantástico 3/5 sobre la línea y cerrar la primera mitad echando el aliento a su rival con el 38-37 para el Real Madrid al descanso. Los blancos se apoyaban en un buen primer cuarto para mantener la ventaja tras los escasos 10 puntos y un 29% de acierto en el segundo cuarto.

Era momento de pensar y en aconsejar a Chus Mateo en dar salida a sus jugadores más habituales para que se pudiesen encargar de cerrar el partido lo antes posible y no tener que sufrir en los últimos minutos de partido. Monbus Obradoiro se encontraba en partido con un -1 al descanso con un 44% en tiros de campo y un sensacional Thomas Scrubb con 12 puntos anotados. Pero en el amanecer del tercer cuarto, todos los males del Real Madrid se reencontraban en el tiro libre. No tanto por su 1/8 inicial sino por el 0/5 en el comienzo del cuarto que volvió a necesitar de la altura de Edy Tavares para con 4 puntos y 3 rebotes ofensivos darle una nueva vida al Real Madrid tras su desastroso segundo cuarto. Con un increíble Scrubb y Blazevic, Monbus Obradoiro lograba un parcial de 3-10 con la única anotación madridista siendo un triple de Campazzo. Y es que el Real Madrid volvió a abusar del triple, sin darse cuenta de la superioridad que tenían en el juego interior con Edy Tavares que ayudaba a su equipo hasta el 48-50 para Monbus Obradoiro en el minuto 25 de partido. Y es que, con Tavares como lanzadera, fueron cayendo las faltas personales en el cuadro gallego del cual se aprovechaban los jugadores blancos para lograr 9/14 desde la personal. Este dato y la defensa maquillaron un marcador favorable a Monbus Obradoiro que el Real Madrid dio la vuelta con un 13-5 de parcial en tres minutos. Un definitivo 5-0 de parcial en el último minuto le daba ese oxígeno al Real Madrid que se marchaba 61-56 por delante al final del tercer cuarto. Ahora sí, los blancos lograban un 20-8 de parcial en los 6 últimos minutos de partido que amenazaba a ver una mejor versión del conjunto de Chus Mateo,

Un Chus Mateo que continuaba abriendo el abanico de oportunidades entre su roster y permitiendo descansos a aquellos jugadores que jugaron muchos minutos en el doble enfrentamiento con Baskonia. Solo Fabien Causeur superaba los 23 minutos de juego y brindo una magnífica estadística con 12 puntos anotados. Tavares y Poirier fueron mucho más importantes en ataque que en defensa, mientras que fue Dzanan Musa quien en 16 minutos se encargó de ser el máximo anotador y asistente del equipo blanco. Un Real Madrid que supo ganar el partido desde su defensa, ya que estaba negado en ataque pero que pudo contribuir a que la primera canasta en juego de Monbus Obradoiro llegase, quizá demasiado tarde, con el 69-61 para el Real Madrid en el minuto 35 de partido. Las urgencias le llegaban a Monbus Obradoiro que solo pudo llegar al 29% de acierto en este cuarto que fue aprovechado por el Real Madrid con 18 puntos anotados entre cinco jugadores que ya no pudo igualar el talento del equipo gallego hasta el definitivo 79-69 para el Real Madrid. No estuvo bien el Real Madrid en lo más vistoso 79 puntos con un 46% en tiros de campo, pero sí fue muy importante porque Chus Mateo pudo darle descanso a los suyos que siguieron sumando más rebotes y asistencias que su rival, siendo Dzanan Musa con 13 puntos y 17 de valoración en 16 minutos el mejor jugador del partido. Un partido difícil, trampa para muchos metido entre una eliminatoria muy importante de Euroliga y que el Real Madrid pudo solventar para seguir contemplando acabar líder de la Liga Regular de la Liga Endesa.

Mas vídeos del partido en Youtube.

Scroll al inicio
Ir al contenido