La solidaridad recorrió el campo de la Chimenea en una jornada muy especial

La UDU cumple el deseo de Oumar

Cargando...

El modesto club de Usera también realizó en una jornada de solidaridad con los desfavorecidos una recogida de alimentos para el Banco de Alimentos de Madrid

xxxxxxxxxx

segoviano 1200 200

La Unión Deportiva Usera cumplió el deseo de Oumar, un joven inmigrante de Mali que llegó a España hace un año. Con tan solo 20 años cruzó el Sáhara hasta llegar a la costa de Mauritania y desde allí se embarcó en una patera que le dejó, con otros 37 compañeros de viaje, en Canarias. Abandonaba, arriesgando su vida, un país asolado por una de esas guerras de las que casi no se habla para lanzarse a un viaje que siempre puede ser el último. Allí quedaron sus padres y un hermano pequeño. Oumar era el que tenía que empezar una aventura que para miles de personas se convierte y se ha convertido en un viaje hacia la muerte.

No hablar casi español no le impide explicar en qué posición juega cuando hablas con él de fútbol: “como Marcelo”, con eso ya está todo dicho. Callado, educado, buen trabajador, respetuoso con las personas mayores como mi padre, se prepara y estudia para poder ganarse la vida de forma honrada en este país. Hace mucho que no pasa un balón por su vida como a él le gustaría, por eso su cara se iluminó cuando la UDU le invitó a entrenar con su Amateur B y se enteró de que algunos padres del equipo le habían comprado unas botas nuevas de marca.

Oumar volvió a vestirse de corto, a compartir un vestuario, volvió a ser durante un rato un chaval feliz de 20 años como la mayoría de todos nosotros. Uno de sus deseos se ha convertido en realidad y ojalá que no tenga que esperar tanto para volver a serlo. En la lista de espera de sus sueños tendrá que esperar, desgraciadamente por el momento, traer a sus padres y hermano a España.

Lo que Oumar sintió durante una hora y media explica perfectamente porqué este deporte es universal y porqué un balón puede hacer feliz a tanta gente. Muchas veces escucho la palabra “integración” y no se me ocurre algo tan integrador como el fútbol. Desde hace años juego en un equipo en el que chavales ecuatorianos, marroquíes, malís, chinos, filipinos y españoles dan patadas a un balón sin preguntarse de qué país es cada uno de ellos o sus padres, o qué religión profesan. Sólo existe “la redonda”. Oumar, gracias a ese rato, ya es uno de los nuestros.

Gracias a Marcos y Fran, Vicepresidente y Presidente de la UDU, y a Fran ("Pirri") y Samu, entrenadores, por haber hecho este sueño realidad y por su comportamiento con nuestro compañero. 

Este artículo está dedicado a él, a Diakite, Issiaka y Malle y a todos aquellos que escapan de las guerras, de las que se hablan y de las que no.

La Udu cumplió el sueño de OumarAlgunos padres de la UDU entregaron sus botas nuevas a OumarFran, presidente y Fran entrenador del Amateur B dando la bienvenida a Oumar y su amigo DiakitéOumar jugando el partido de entrenamiento ante el Juvenil AOumar en Tenerife después de la travesía en patera desde Mauritania

Obrador Goya