Inicio / Fuera de juego / ‘En el nombre del padre’: … de Peter Postlethwaite y de Daniel Day – Lewis
‘En el nombre del padre’: … de Peter Postlethwaite y de Daniel Day - Lewis
‘En el nombre del padre’: … de Peter Postlethwaite y de Daniel Day - Lewis
El cumpleaños de las películas

‘En el nombre del padre’: … de Peter Postlethwaite y de Daniel Day – Lewis

Publicidad
Telba Limpieza - El deporte de Madrid, sin escombros

¡En qué “fregao” me he metido! Lo siento, pero me es casi inevitable comenzar mi post con esta expresión. Y es que, cuando eché un vistazo a todas las películas estrenadas hace justo tres décadas, no di crédito. Siendo un amante del cine acostumbrado a presenciar carteleras mediocres, me costó comprender cómo en cuestión de meses pudieron coincidir “La lista de Schindler”, “Philadelphia”, “Lo que queda del día”, “La edad de la inocencia”, “Atrapado por su pasado” … En fin, sólo espero que los afortunados espectadores pudieran devorarlas una detrás de otra en una bacanal de cine en su máxima expresión.

Dicho esto, ha sido una elección bastante difícil, pero tras un largo combate interno decidí decantarme por el film que menos recordaba. Y éste ha resultado ser el de Jim Sheridan, el cual ubicaría dentro de las tres mejores películas que he mencionado anteriormente.

Escoltada por una electrizante banda sonora con Trevor Jones y Bono (U2) entre otros a la altura de la cinta, “En el nombre del padre” narra el caso de los “cuatro de Guildford”, conocido hasta la fecha como el escándalo más grave en la historia de la justicia británica.  El epicentro de la trama es Gerry Conlon, un joven irlandés sin ningún futuro en su Belfast natal que, a mediados de los setenta, decide poner rumbo a Londres. Después de un par de meses vagando por allí, será acusado junto a otros tres chavales de haber perpetrado los atentados del IRA de los pubs de la localidad de Guildford. A pesar de ser inocente, un vergonzoso proceso judicial y una investigación amañada por una policía británica sedienta de venganza, harán que Gerry sea condenado a cadena perpetua. Cambiando así su vida y la de su familia para siempre.

Bajo mi punto de vista y ahora, que la he vuelto a ver con más edad, estamos ante una de las mejores películas-denuncia jamás hechas. Tal vez, y creo que ahí reside su éxito, porque no es una cinta que se limita a contar un relato verídico. Es más que eso. Se trata, ante todo, de una obra sobre la condición humana. Un homenaje a esas personas que, en un mundo donde la violencia explícita es el arma principal, deciden combatir la injusticia con otros métodos. Personas como Giuseppe o Gareth. El primero luchará únicamente a través de su fuerza interior, enseñando a su hijo Gerry, partidario del motín y del escándalo, que no hay arma más poderosa que una fe inquebrantable. Mientras que la segunda, abogada de la causa, (brillante como siempre Emma Thompson) en un perfecto ejercicio de resiliencia profesional, no descansará hasta que la verdad de sus representados salga a la luz.

Por último, qué decir de las interpretaciones. La película se llama “En el nombre del padre”, pero si ese título concluyera a modo de rezo “… de Peter Postlehtwaite y de Daniel Day – Lewis” tampoco pasaría nada. Ambos están soberbios. A Day – Lewis le birló el Óscar un soberbio Tom Hanks con Philadelphia. Si no, estoy seguro de que el actor nacionalizado irlandés  tendría uno más en su palmarés. Tan seguro como de que si el fallecido Postlethwaite hubiera sido estadounidense, gozaría de un reconocimiento internacional mucho mayor del que a mi parecer tuvo durante su carrera.

El año 93 fue, sin duda, para Daniel Day-Lewis el año de sus grandes papeles. Al de Gerry Conlon debemos sumar el que protagonizó en la película “La edad de la inocencia” de Don Martin Scorsese.

 

 

Scroll al inicio
Ir al contenido