Inicio / Fútbol / Copa del Rey / El Espanyol acaba con el sueño del Sanse en la Copa del Rey
El Espanyol acaba con el sueño del Sanse en la Copa del Rey
El Espanyol acaba con el sueño del Sanse en la Copa del Rey
U.D. Sanse 0-2 R.C.D Espanyol

El Espanyol acaba con el sueño del Sanse en la Copa del Rey

El equipo madrileño no fue capaz de dar la campanada ante un Espanyol flojo en la primera mitad, pero muy superior en la segunda. El Sanse se quedó con uno menos por doble amarilla en el minuto 50 tras un manotazo de Pipe Saéz a un rival cuándo intentaba proteger el balón. Calleri y Raúl De Tomás fueron los goleadores. 

El encuentro se podría explicar en apenas tres palabras: intensidad, emoción y decepción. La primera de todas ellas sirve para esclarecer la tónica de un partido marcado por una enorme disputa en el centro del campo. No hubo un claro vencedor respecto a la posesión de balón. La segunda es sin duda, la más significativa. Un primera división visitaba Matapiñonera y como tenía que ser, todo estuvo a la altura de las circunstancias. El campo con una novedosa grada supletoria y con una afición volcada en apoyar a su equipo, hicieron del partido algo mágico. La última palabra no se debe a la derrota, algo más que previsible. La decepción viene por el gran fútbol que mostró el Sanse en la primera mitad y que no se vio reflejado en el marcador. Para rematar la faena, el Espanyol se marchó con ventaja al descanso sin saber muy bien como.

El sistema planteado por Josico para el encuentro no variaba en nada lo visto en las últimas jornadas de liga. Cinco defensas, cuatro centrocampistas y un delantero. Miguel Muñoz volvía a vestir la camiseta del Sanse dos temporadas después y lo hacía en el centro de la zaga junto a Marcos Gullón y Albert Estellés. Sistema distinto por el que optó Abelardo. Se decidió por un 4-4-2 con Calleri y Wu Lei como pareja de delanteros.

Los primeros minutos contaron con un Espanyol algo más participativo con la pelota. Marc Roca tiraba de galones y talento en el centro del campo para marcar el ritmo del partido. El timón que querría cualquier barco. Las posesiones de los visitantes eran largas y adquirían peligro cuando los balones llegaban a los laterales, muy profundos, pero cuyos centros no encontraban rematador en el área. Los madrileños lo pasaban mal para robar un balón, y cuándo lo conseguían no eran capaces de mantenerlo con asiduidad. Superados los primeros 15 minutos, el Sanse dio un paso adelante. Joel Rodríguez se fabricó dos ocasiones clarísimas de gol. La primera un remate de cabeza que se marchó desviado y la segunda un disparo desde el suelo que detuvo el guardameta rival con el pie. No pudo estrenar el marcador, pero sirvió para despertar a la afición. Tanto Julio Delgado como Joel estuvieron muy activos y generaban peligro cada vez que el balón pasaba por sus botas. El Espanyol dejó muchas dudas en esos 35 minutos. Tan solo un disparo de Iturraspe desde lejos incordió a Irureta hasa que llegó el gol. Sin buscarlo ni merecerlo, el equipo visitante se marchó con ventaja al descanso. Tras una pérdida de balón en campo contrario, el Espanyol armó una contra que finalizó Calleri con la cabeza. Un tanto que llegó en el 45 y que visto el transcurso de la primera mitad se podría considerar de injusto.

Las sensaciones tan positivas del Sanse no se repitieron en la segunda mitad. La expulsión por doble amarilla de Pipe Sáez en el minuto 50 fue clave. Con un jugador menos todo se hacía más complicado. El Sanse se ordenó en dos líneas de cuatro y un delantero arriba. El planteamiento buscaba llegar a los minutos finales con opciones de conseguir el empate que mandaría el encuentro a la prórroga. No fue posible. El Espanyol aprovechando los jugadores de tanto nivel que tiene en sus filas, le metió una marcha más al partido que condenó al Sanse. Pedrosa que ya había estado muy bien en defensa en la primera mitad, subía constantemente la banda y generaba mucho peligro. En una de esas cabalgadas fue él mismo quién finalizó la jugada en el área pequeña. Su disparo lo detuvo Irureta. Otra vez. Al guardameta del Sanse le tocó ponerse el mono de trabajo con la entrada de Raúl De Tomás al terreno de juego. Casualmente no se pudo enfrentar sobre el césped a su hermano menor Rubén, que vivió todo el encuentro desde el banquillo. Quién sí estuvo sobre el campo fue Miguel Muñoz que realizó un excelente partido en defensa y estuvo muy acertado en la salida de balón. Sus cortes en varias ocasiones evitaron situaciones muy claras de gol. A pesar de ello, Irureta tuvo que intervenir en varias ocasiones. En la primera detuvo el disparo de Melendo y después el de Raúl De Tomás. Dos paradas que dejaron mudos a todos los futbolistas del Espanyol que ya celebraban el tanto. Por si fuera poco, sacó otra mano prodigiosa a un disparo de David López. La insistencia del reciente fichaje del Espanyol tuvo su recompensa en el minuto 84. Un centro raso de Pedrosa al área, lo remató con la pierna derecha Raúl De Tomás para sentenciar el partido.

Ficha técnica:

UD Sanse: Xabi Irureta, Rubén Valverde, Pipe Sáez, Albert Estellés, Miguel Muñoz, Marcos Gullón, Galindo (Robi 86´), A.Queijeiro, Raúl Hernández, Delgado (Fer Ruiz 62´) y Joel Rodríguez (Iván Bueno 75´).

RCD Espanyol: Andrés Prieto, Javi López, Bernardo, Calero, Pedrosa, Melendo (Campuzano 75´), Iturraspe, Marc Roca (David López 67´), Vargas, Calleri (Raúl De Tomás 60´)y Wu Lei.

Los Mejores:

UD Sanse: Miguel Muñoz

RCD Espanyol: Pedrosa

Incidencias

Árbitro: Juan Martínez Munuera (comité valenciano). Por parte del Sanse amonestó a Albert Estellés y expulsó por doble amarilla a Pipe Sáez (17´y 50´). Por parte del Espanyol amonestó a Calero (63´).

Espectadores: 3.000 personas

Fotografía principal: Deborah Iraurgui (UD Sanse)

Scroll al inicio
Ir al contenido