Inicio / Canastas / Real Madrid Baloncesto / Ángel de la Guarda
Euroliga Jornada 13: Panathinaikos 78 Real Madrid 90

Ángel de la Guarda

Tras un sublime 10-26 en el tercer cuarto, el Real Madrid culmina en el OAKA su semana griega con doble victoria. Otro enorme partido con un 56% en tiros de campo, 36 rebotes, 21 asistencias y 108 de valoración ante uno de los equipos más poderosos de la competición. Mario Hezonja 23 de valoración y Edy Tavares 22. Los blancos son más líderes de la Euroliga y cierran su "etapa alpina" con 3 victorias y 1 sola derrota. Los blancos suman 25 victorias en 27 partidos. El Real Madrid tiene Ángel.<

Publicidad
Telba Limpieza - El deporte de Madrid, sin escombros

Sin apenas tiempo de digerir la enorme victoria en El Pireo ante Olympiacos, el Real Madrid viajaba al norte de Atenas para enfrentarse al archi rival de los mencionados, Panathinaikos para volver a demostrar su condición de imbatible en la actual Euroliga. Una Euroliga que contaba tras doce partidos a tres equipos con balance 7-5 y nada menos que siete con el balance 6-6 donde estaba precisamente el Panathinaikos. Sin embargo, el Real Madrid contaba con un 11-1, observando desde su trono “las disputas” de posiciones entre los otros 17 mejores equipos de Europa. Porque este Real Madrid tiene ángel, es prácticamente imposible imaginar que tras 26 partidos, el equipo de Chus Mateo haya vencido en 24. Así que sin esperarlo, volvíamos a encontrarnos en esa situación en la cual todo equipo quiere romper la racha del Real Madrid al cual, parece no importar perder siempre y cuando se deje todo en el campo para conseguir la victoria. El nuevo Panathinaikos, con 12 caras nuevas y con Ataman de entrenador, sería la nueva prueba de choque de un equipo que parece tener ángel de la guarda.

Publicidad
Clorín

Sin cambios en la rotación, se presentaba el Real Madrid en el OAKA con la ilusión de cerrar su “etapa pirenaica” de cuatro grandes partidos a domicilio con victoria. Maccabi, Fenerbahce, Olympiacos y ahora Panathinaikos. Chus Mateo iniciaba el partido con Facundo Campazzo en el base, Dzanan Musa (5/7 triples en El Pireo) y Gabriel Deck como aleros y con Eli NDiaye junto a Edy Tavares en la pintura. A este Real Madrid “le da igual” su rival, porque en apenas 90 segundos había cosechado un 2-7 de parcial con 3/3 en el tiro de campo. Evidentemente era una anécdota, pero creo que era digno de mencionar en un nuevo partido donde los blancos empezaron dominando. Pero estaba claro la reacción de un Panathinaikos enrabietado con su clasificación que enseguida devolvió el parcial a los blancos dejando el partido en 9-9 en el minuto 5. Esperado y con un Mitoglou encendido, demostrando que es una de las sensaciones de la actual Euroliga. Sus seis puntos en este cuarto valieron para remontar el partido y dar la primera ventaja a los locales, pero el Real Madrid reaccionaba con dos triples consecutivos de Gabriel Deck que no se iba a quedar atrás anotando hasta 8 puntos sin fallo en este primer cuarto. Pero el problema para los blancos se llamaba Kendrick Nunn puesto que el base de Chicago conseguía 10 puntos en el tramo final del cuarto que hizo las delicias de la afición verde, pero 5 puntos consecutivos de Mario Hezonja colocaba el definitivo 23-24 para el Real Madrid al final del primer cuarto. Si el martes fueron 23 puntos y un 69% en tiros de campo, anoche fueron 24 puntos y un 60% en tiros de campo con 9 rebotes y 8 asistencias en un solo cuarto.

Un cuarto que trajo de protagonista a Nunn con sus 10 puntos o Mitoglou con sus 6 tantos. Y en el Real Madrid los 8 puntos de Deck o los 5 anotados por Mario Hezonja. Pero nadie valoró más que Edy Tavares, quien con su 2/2 en tiros de campo, cogió 4 rebotes dio una asistencia y puso otro tapón para los 11 de valoración. La intendencia del caboverdiano que ni Balcerowski ni Lessortt pudieron con él. Pero no se quedaba ahí la cosa. Porque si este equipo tiene ángel, también es por su segunda unidad. Dos triples de Llull, otro de Hezonja, dos robos de balón y un tapón de Poirier colocaban nuevamente un parcial de 3-11 en casi 4 minutos de juego y donde Panathinaikos no conseguía canasta en juego alguna dejando el marcador en 26-35 en el minuto 14 de partido. Con un quinteto remozado con Llull de base, Rudy y Causeur en las alas y con Hezonja acompañando a Poirier. Pero Panathinaikos no tiene la calidad que tiene solo por su gasto en fichajes y sueldos, también por hombres como Mathias Lessort que se quiso reivindicar ante su amigo Vincent Poirier realizando unos mates espectaculares y ayudando a su equipo a realizar un tremendo parcial de 17-2 en 4 minutos que no solo provocó el alborozo del aficionado del OAKA, sino también la vuelta en el marcador hasta el 43-37 del minuto 18 y con un Panathinaikos crecido en acierto e intensidad, con un talentazo llamado Kendrick Nunn que llegó al descanso con 20 puntos y 8/13 en tiros de campo. Fueron los peores minutos del Real Madrid en el partido que, sin embargo, supo agarrarse de nuevo al partido con otros 5 puntazos de Hezonja, otra bandeja espectacular de Gabriel Deck y la aparición definitiva de Facundo Campazzo que anotaba sobre la bocina el definitivo 45-46 para el Real Madrid al descanso. Los blancos llegaban al descanso con un 60% de acierto en tiros de campo, un 47% en triples y, nuevamente, 15 rebotes con 12 asistencias.

Si en el primer cuarto el más valorado era Tavares, en este segundo cuarto no podemos olvidarnos de Facundo Campazzo. De igual manera solo necesitó de 4 puntos para conseguir dos rebotes y dos asistencias más a su lista de deseos. Pero es que algo tiene este Real Madrid. Llámalo ángel de la guardia o calidad en sus filas. Porque Panathinaikos ponía toda la carne en el asador con 50% en tiros de campo, un 17-3 de parcial y hasta 6 jugadores por encima de los 10 minutos, incluso 3 por encima de los 15 minutos jugados de 20 posibles. En contrapartida, sólo Campazzo, Hezonja, Decj y Tavares superaban la decena de minutos, siendo lógico porque anotaban 35 de los 46 puntos de su equipo al descanso. Tras el descanso, la hegemonía fue griega que empezaba a despegarse en el marcador gracias también a las tres pérdidas de bola del Real Madrid hasta el 51-48 para Panathinaikos en el minuto 23 de partido. Pero eso no será recordado por nadie, porque en los últimos seis minutos del tercer cuarto, el ángel de la guardia apareció en el mejor momento y se vio toda una lección de baloncesto por parte del Real Madrid. Y es que los blancos logran un espectacular parcial de 4-24 con un 10/13 en tiros de campo 8 rebotes 6 asistencias y 1 tapón, solo en esos 6 minutos que terminaron por decidir el encuentro. Con 11 puntos de Dzanan Musa que repitió su hazaña – 16 puntos con 5/6 en tiros – del pasado martes, pero ahora con 4/6 en el tiro, 3/4 en triples. Y de los 4 puntos de Panathinaikos, solo el triple de Sloukas fue su única canasta en juego. Por tanto, el partido parecía acabado con el 55-72 para el Real Madrid al final del tercer cuarto. Un 53% en tiros de campo en el tercer cuarto, además de 17 rebotes – llevaban 15 al descanso – y 6 asistencias.

El Real Madrid había conseguido no solo acallar el OAKA, sino que también lo hizo temblar por la exhibición realizada ante un Panathinaikos que seguía en un 42% en tiros de campo, pero en la mitad de su rival en el resto de las estadísticas. Y sus grandes estrellas como Nunn o Sloukas se quedaron sin más gasolina que entregar. Pero el orgullo griego no se desvaneció y consiguieron remontar con un parcial de 8-0 en tres minutos, que se prolongó hasta 4 minutos en el Real Madrid sin anotar hasta que apareció la segunda – ayer – unidad para cerrar el partido con otro triple de Llull, otros seis puntos de Hezonja y con Vicent Poirier que dio el espectáculo con 2 puntos 2 rebotes y 2 tapones en este cuarto para sellar el encuentro con el definitivo 78-90 para el Real Madrid que consigue su duodécima victoria de la temporada, cerrando su “etapa alpina” con 3-1, venciendo al Maccabi Tel Aviv, Olympiacos y Panathinaikos y cediendo en la prórroga contra Fenerbahce. Hezonja fue el mejor del Real Madrid con 19 puntos y 23 de valoración, por los 10 puntos 9 rebotes y 2 tapones de Tavares para 22 de valoración. Y es que fueron hasta 5 jugadores los que sumaron la decena de puntos y 6 los que lo consiguieron en valoración, porque Facundo Campazzo se quedó en 8 puntos, 6 rebotes y 6 asistencias. No sé donde llegará el Real Madrid esta temporada, pero sí se que de 27 partidos ha ganado 25 y que parece estar dirigido por un ángel de la guarda que, desde allá arriba, no va a permitir que nadie les gane fácilmente.

Scroll al inicio
Ir al contenido