Euroliga 3º Partido Playoffs Real Madrid 80 Anadolu Efes 76

Mandarinas en la tormenta

Cargando...

Un 32-18 en el último cuarto - 19-2 en 5 minutos - con 13 puntos de Sergio Llull, dan vida a un Real Madrid que notaba como arreciaba la lluvía de críticas de sus defenestradores que deseaban acabar ya con la temporada madridista. Tras sus malos resultados en Estambul, los blancos sacaron su raza para con una defensa zonal, apenas permitir puntos de Anadolu Efes. Abalde, Tyus y Garuba, conisguieron, en parte, "olvidar" a Edy Tavares, que continua de baja. El jueves, cuarto partido de la serie

Realmadrid.com Víctor Carretero Realmadrid.com Víctor Carretero Realmadrid.com Víctor Carretero Realmadrid.com Víctor Carretero Realmadrid.com Víctor Carretero Realmadrid.com Víctor Carretero Realmadrid.com Víctor Carretero Realmadrid.com Víctor Carretero

Es la gran final. No cabe dudas de que Anadolu Efes es un fantástico equipo y es merecedor del 2-0 que lleva en la eliminatoria. Sin más, los turcos han sido mejores que un Real Madrid que se ha ido debilitando con el paso de los días. Y no es opinión, sino confirmación. Tras la batalla ante Fenerbahce, la huida de Gabriel Deck dejó sin su alero titular a Pablo Laso, que perdió por lesión a su MVP particular, Edy Tavares, desde mediado el primer partido. Todo eran nubarrones muy oscuros que se adjuntaban sobre el techo del WiZink Center donde planeaban millones de dudas y críticas a un equipo acostumbrado a llevar a sus aficionados a los lugares más altos de la temporada. Era la última oportunidad para aquellos aficionados que han visto milagros en el Palacio, la última oportunidad de revivir cuartos históricos de donde han generado filias a un proyecto ganador desde que Pablo Laso es el entrenador. Pero pase lo que pase, esperemos a que todo acabe para empezar a debatir sobre la actuación del Real Madrid en esta Euroliga.

Y como decíamos al principio y sin miedo a equivocarnos, el Anadolu Efes es un sensacional equipo y yo diría que es el mejor de los 8 clasificados en los playoffs. El mejor en puntos (90), en valoración (106), rebotes (39) y en acierto en tiros de campo (54%). Y el Real Madrid inició su hipotética última batalla con Carlos Alocén, Jaycee Carroll, Alberto Abalde, Usman Garuba y Álex Tyus. Y todos los “highs” de Anadolu Efes, saltaron por los aires en los primeros minutos del partido. Y es que el cuadro turco tardó 5 minutos en conseguir su primera canasta, al octavo intento, tras una buena defensa madridista que no permitía lanzamientos liberados al equipo de Ataman. La mala suerte indicaba que tampoco fuese un gran problema, puesto que el Real Madrid apenas había anotado en dos acciones y manteniendo las mismas dificultades que el resto de la serie para llegar con un 5-2 al minuto 5 de partido. Y encima, la canasta de Sertac Salin, fue un acicate para que el cuadro turco despertase de su letargo inicial con otro pequeño parcial de 3-6 que le volvía a poner por delante. Solo Sergio Llull parecía tener el punto de mira afinado en un Real Madrid que continuaba estando desacertado en ataque, y ya no solo desde el triple. Y de ello se aprovechó Vasilije Micic para conectar 6 puntos 3 rebotes y 2 asistencias, para iniciar un parcial de 2-7 y cerrar el primer cuarto con 15-15 iguales. Un 40% de acierto en el tiro tuvo el Real Madrid en el primer cuarto, mucho mejor que el de Anadolu Efes que se iba al parón con un 33% de acierto y un escaso 1/9 en triples. Los 5 puntos de Sergio Llull fue la mejor noticia ofensiva de un Real Madrid que volvió a contar con el carácter y la competitividad de Usman Garuba.

Y el colchón físico pareció desinflarse cuando en los primeros minutos del segundo cuarto, nos trajo un parcial de 2-8 en 3 minutos con 2/2 triples de Beaubois – el único jugador turco capaz de anotar desde la línea – y ya cuatro faltas sancionadas a los jugadores del Real Madrid. Y para echarle más sal a la herida, digamos que estábamos inmersos en un parcial de 4-19 con un entonado Rodrigue Beaubois. Eran los minutos donde Pablo Laso prefirió colocar una zona 2-3 en defensa, conociendo el – de momento – mal porcentaje de Anadolu Efes desde el triple. Y le funcionó de primeras con un parcial de 5-0, con 5 puntos de Fabien Causeur que apretaban de nuevo el partido 22-27 en el minuto 15. Efectivamente, 22 puntos anotados y 7 pérdidas de balón, no eran una buena respuesta a la enorme energía defensiva que ponía el equipo atrás y que empezaba a ser insuficiente al no encontrar soluciones arriba.  Insuficiente era que solo Fabien Causeur tuviese la fortuna de anotar con fluidez en este segundo cuarto, porque los blancos tuvieron un escaso 31% en tiros de campo en este cuarto junto a un 1/8 en triples, conseguido evidentemente por Fabien Causeur. Y en un periodo tan igualado, debían ser los tiros libres los que marcasen la diferencia, amén de la calidad de Rodrigue Beaubois que anotaba 9 puntos en este cuarto y de Vasilije Micic que doblaba su anotación del primer cuarto, llegando hasta los 17 créditos de valoración al descanso. Un descanso que llegaría precisamente con un triple del serbio que colocaba un claro 28-38 para Anadolu Efes. Un suficiente Anadolu Efes, con 38 puntos y un 40% de acierto, podía con un Real Madrid que desapareció en combate en el segundo cuarto con 13 puntos anotados – 9 de Fabien Causeur – y con un 35% de acierto en los tiros de campo.

clorin 1200 200

Las nubes seguían muy cerradas sobre el palacio madridista y ya avisaban tormenta. Tanto de agua como de críticas y censura de aquellos que no soportan ser inferiores al rival. Pero Pablo Laso y los suyos encontraron algunos paraguas para intentar saltar a la cancha y competir con todas las ganas e ilusiones posibles para superar a tan ogro rival. Un rival que seguía apretando con el próximo NBA Vasilije Micic que anotaba los 9 primeros puntos de su equipo para forzar la máquina y superar por primera vez los 10 puntos de diferencia. Y es que los turcos jugaban al placer de la estrella plavi que pudo salir de Madrid con un saco de asistencias si sus compañeros hubiesen estado más acertados de cara al aro. De momento 38-49 para Anadolu Efes en el minuto 25 con 9 de los 11 puntos, conseguidos por le base serbio. Pero la diferencia venía del lado madridista que devolvía todos los golpes de Anadolu Efes, incluidos los de Micic que parecían valer doble. Pero devolver golpes estando 15 abajo, no es suficiente para iniciar una remontada donde el máximo anotador del conjunto blanco era Álex Tyus con 10 tantos, el único madridista que llegaba a esa cifra al final del tercer cuarto. Pero cuando más acerraba la lluvia, más se empapaban los jugadores madridistas en su zona defensiva para cerrar su aro y, al menos, igualar el tercer parcial para llegar al final del tercer cuarto 48-58 todavía para los intereses de Anadolu Efes. El Real Madrid había mejorado mucho sus porcentajes respecto a los partidos de Turquía y había conseguido el milagro de rebajar los de Anadolu Efes hasta el 44% de acierto (recordemos que venían de una media de 54%) y gracias a un Micic espectacular capaz de anotar 10 puntos en este cuarto para sumar 22 puntos y 27 de valoración con un cuarto aún por jugar.

Los relámpagos resonaban en los oídos de los aficionados madridistas, los truenos amenazaban tormenta en el exterior y la lluvia empezaba a caer como en cualquier novela de intriga dramática. Porque la pelea inicial recaía en rebajar esos diez puntos de desventaja para que el Real Madrid siguiese teniendo opciones de continuar con vida 48 horas más. Pero el combate volvía a dirimirse de la misma manera que en el cuarto anterior, con un Anadolu Efes respondiendo a los golpes que lanzaba el Real Madrid con un Alberto Abalde que también quiso su parte de protagonismo con 6 puntos anotados y acabar el partido con 11 tantos 6 rebotes y 15 de valoración. Pero, como dijimos en la crónica del Real Madrid vs Lenovo Tenerife, los blancos debían contar con un antihéroe. Porque el dichoso Vasilije Micic quiso cerrar el partido e irse de vacaciones previas a la Final Four con un último cuarto de escándalo con 7 puntos más, incluido el mate que le valió para colocar el 61-74 en el minuto 35. 29 puntos y 34 de valoración hizo el “angelito” y probable compañero de Gaby Deck la temporada que viene en OKC. Por parte madridista, la lluvia arrecía de tal manera que era imposible ver dos metros más allá y el run run de las críticas se escuchaban cada vez más alto a pesar de los miles de truenos que resonaban en el exterior. Porque en el interior, el Real Madrid encontró a su antihéroe. Sergio Llull decidió echarse el equipo a la espalda con 13 puntos – 3 triples – 4 asistencias y 15 de valoración, solo en este cuarto. Y esta vez no estaba solo, porque Alberto Abalde y Usman Garuba se conjuraron con el balear para poner nervioso al cuadro turco y enchufarle un parcial de 19-2 en 5 minutos para llevarse la victoria, seguir vivos y de paso llevarse la tormenta a otro lado. Porque sí, el Anadolu Efes es favorito, sí tiene mejores jugadores dos match balls a su favor. Pero lo que anoche hizo el Real Madrid en esos 5 últimos minutos de partido, fue aquello que conocen sus aficionados y que nunca dan por muerto al Real Madrid.