EL FUENLABRADA, NUEVO EQUIPO DE DIVISIÓN DE HONOR

El Fuenlabrada alcanza la gloria y se convierte en equipo de División de Honor

Cargando...

Con solo un año de veteranía en Liga Nacional, el Fuenlabrada consigue su soñado ascenso a División de Honor. 

 

xxxxxxxxxx

Fotografía de C.F. Fuenlabrada S.A.D. 

No ha sido necesaria la segunda fase de competición para que el conjunto kiriko ascienda a División de Honor. Tan solo una temporada le ha bastado al Fuenlabrada para lograr formar parte de la liga de juveniles más importante de toda España, compartiendo promoción con Las Rozas, miembro del subgrupo “A”.

Tras haberse clasificado entre los cuatro primeros y compartir los principales puestos de la tabla con clubes que ya tenían equipo en División de Honor, no es preciso jugar el playoff de ascenso, haciendo que el Fuenlabrada sea directamente de esta categoría, algo que se ha repetido en el subgrupo del norte.

Un camino no demasiado largo, pero sí muy intenso, que comenzó el 31 de octubre durante la primera jornada liguera con una victoria abultada por cero a tres frente al Leganés “B”. A esta le seguiría un cuatro a uno frente al Getafe “B” en casa, en La Aldehuela, lugar donde el Fuenlabrada no ha proporcionado más que alegrías, pues no ha sido encajada ninguna derrota en este feudo. Un recorrido donde las victorias (ocho) han superado con creces a las derrotas (tres), y con cierta amplitud a los empates (cinco). Un trayecto en el que han tenido que remontar, como en aquella cuarta jornada frente al Rayo, donde empezaron con mal pie, pero acabaron el encuentro con un dos a uno a favor, o visitando al Moratalaz en la decimoquinta, consiguiendo finalmente un empate a uno en el 75. Una travesía en la que se han disputado el liderato en numerosas ocasiones con el Rayo, y a última hora, con un resurgente Getafe. Un peregrinaje donde el combinado azulón se presenta como el conjunto que menos derrotas ha sufrido y menos goles ha encajado, hazaña que comparte con el Rayo Vallecano. Además, en este recorrido, los logros individuales también han tenido lugar, pues el Fuenlabrada ha contado con David Amigo como segundo máximo goleador, con ocho tantos en quince encuentros. 

Con este último empate frente al Boadilla, el Fuenlabrada finiquita la temporada con la suma de 29 puntos, y al filo de alcanzar a un líder con 32.  

Desde la portería hasta la primera línea de batalla, en cada punto cardinal del campo, entroncando estrategia con rapidez y calidad; con cada parada estelar, con cada acción defensiva del férreo bloque de cinco, con la amplia distribución del juego procedente de las botas del centro del campo, con cada carrera por la banda, con el hambre y los goles, este equipo ha demostrado la magnitud futbolística que todo el que se haya topado con el conjunto kiriko ha podido presenciar. 

Todo ello dirigido por un cuerpo técnico que no solo ha conseguido sacar partido del potencial del grupo, sino que ha sabido enfrentarse a cada rival que ha tenido en el área contraria, conociendo sus puntos débiles y aprovechando aquellas fortalezas que caracterizan a los de Mario Otero, quien se ha encontrado a la cabeza de este proyecto con final próspero, transmitiendo, guiando y motivando a todo el combinado durante esta insólita temporada. Una temporada donde los banquillos han pasado a ser las mismas gradas o sillas separadas, los vestuarios han tenido que ser improvisados, las charlas en el descanso se han escuchado en el propio campo, o la afición ha tenido que esperar para poder entrar a ver a su equipo, y una vez dentro, lo ha hecho con mascarilla y distancia incluidas. Sin embargo, todo trabajo tiene su recompensa, y esta es la que se ha ganado toda la familia fuenlabreña.

Enhorabuena, División de Honor os espera. 

Clasificación