Inicio / LN12 / Regularidad, fiabilidad y eficiencia: así juegan Los Yébenes
Regularidad, fiabilidad y eficiencia: así juegan Los Yébenes
Regularidad, fiabilidad y eficiencia: así juegan Los Yébenes
Las claves del mejor Juvenil A del grupo 12 de Liga Nacional

Regularidad, fiabilidad y eficiencia: así juegan Los Yébenes

No sabemos todavía qué pasará con lo que resta por disputarse de Liga Nacional Juvenil ni cómo se resolverá la temporada si no se puede seguir jugando, pero tenemos la certeza de que, pase lo que pase, este año ya será inolvidable en el Eustasio Casallo. Los Yébenes han conseguido alcanzar el tramo final de la competición en quinta posición, lo que ahora mismo les permitiría ascender. En este artículo os explicamos cómo han llegado hasta ahí.

Publicidad
Telba Limpieza - El deporte de Madrid, sin escombros

Si la temporada 2019/2020 terminara ahora mismo, el CD Los Yébenes-San Bruno sería equipo de División de Honor Juvenil. Tras 23 jornadas, el conjunto de Aluche acumula 10 victorias, 6 empates y 7 derrotas. En las primeras ocho jornadas, Los Yébenes salieron derrotados en cinco encuentros; de las quince citas siguientes, solo han perdido dos. De momento, se encuentran dos puntos por encima del Trival Valderas y siete por encima del Torrejón, los equipos más próximos que podrían arrebatarles el ascenso. Estas son las claves de su excelente año:

El Eustasio Casallo

La magia del Casallo es ya indiscutible. Nadie sabe si es por las pequeñas dimensiones, por lo añejo de las instalaciones o por el aroma a fútbol clásico de barrio que se respira cuando se accede al recinto. Lo que parece seguro es que, en casa, Los Yébenes serían capaces de ganar a cualquier equipo que se presentase. Los bancos de madera que hacen la función de graderío han visto a su equipo ganar con facilidad, pero también solventar encuentros que parecían casi imposibles.

Como local, solo el Real Madrid B ha conseguido más triunfos (9 en total) que Los Yébenes. El equipo de Aluche acumula 8, igual que Atlético de Madrid B y Leganés B. A Los Yébenes les lastra el mal inicio de temporada, pues consiguieron la primera victoria en su feudo en la jornada 7. Algo cambió esa semana en la mentalidad de los de Aluche: desde entonces, solo el Canillas ha conseguido puntuar en el Casallo.

Máxima eficacia en ataque

Cualquier persona que siga con cierta regularidad la actualidad de Los Yébenes sabe cómo funciona su ataque. La ofensiva de los de Aluche no destaca precisamente por su variedad, pero sí por la capacidad que tiene de seguir sorprendiendo a los rivales a pesar de su sencillez. No hablamos de uno de los equipos más goleadores de la categoría, ni tampoco de uno de los que más ocasiones claras tiene por partido. Sin embargo, pocos conjuntos amortizan tanto cada gol.

Loren, cubierto por dos rivales, espera un balón

Loren es la piedra angular sobre la que orbita todo el ataque. La mayoría de balones en largo llegan a su cabeza y él se encarga de distribuirlos entre los compañeros. En las bandas ha participado una mayor variedad de jugadores, cada uno aportando sus propias virtudes: la técnica de Cristian, el desborde de Robert o las diagonales hacia dentro de Yassir y Solanes. Si nada de eso funciona, Los Yébenes tienen otra arma letal: el balón parado. No hablamos solo de córneres o faltas cercanas a la portería: en el Casallo, un saque de banda a la altura de la frontal del área es casi tan peligroso como un penalti.

Una defensa impecable

No obstante, si por algo destacan Los Yébenes es sin duda por su defensa. Son el tercer equipo menos goleado de la categoría, solo por detrás de Real Madrid B y Atlético de Madrid B. Todos los jugadores del conjunto de Aluche forman un bloque compacto en el que a nadie se le caen los anillos por retroceder para cubrir el ataque rival. Es habitual ver a los extremos y a los centrocampistas más creativos, como Héctor, recuperando balones prácticamente en la frontal del área propia.

Pero si hablamos de defensa, hablamos sin duda de Chino y Novo. Los centrales de Los Yébenes son los buques insignia de su equipo y representan todo lo que el club quiere transmitir. Van bien de cabeza, no les asusta pelear con los delanteros contrarios, son expeditivos en la salida de la pelota y además aportan goles en ataque. También se suman a la ofensiva con frecuencia los laterales, encargados de ejecutar esos peligrosos saques de banda que ya son marca de la casa. Fran, Agea y Juancar, cada uno con sus cualidades particulares, se han repartido los minutos en las dos bandas sin que el equipo lamentara la ausencia de ninguno.

Con estas condiciones, es fácil entender cómo han llegado Los Yébenes hasta la quinta plaza de una competición tan difícil como el grupo 12 de Liga Nacional Juvenil. Quizá no obtengan finalmente el premio del ascenso, pero la temporada, en términos formativos, sin duda ha merecido la pena.

Más noticias sobre...

Scroll al inicio
Ir al contenido