Inicio / Canastas / Real Madrid Baloncesto / Balón de Oxígeno
Euroliga Jornada 34ª Zalgiris 62 Real Madrid 64

Balón de Oxígeno

El último cuarto y una genialidad de Gabriel Deck a falta de dos segundos, regala una última victoria al Real Madrid en la finalización de la Liga Regular de la Euroliga en Kaunas. Dzanan Musa y Mario Hezonja son los únicos jugadores que superan los 10 puntos anotados donde los blancos se quedaron en un 41% en tiros de campo. A pesar del frío final, los blancos son primeros clasificados con 27 victorias logradas, todo un récord histórico de la Euroliga y conocerán a su rival de cuartos de final, la próxima semana cuando se dispute el Play-In.

Resulta interesante comprobar cómo afrontaba el Real Madrid la última jornada de la Liga Regular de la Euroliga. Aunque ya tenía los deberes hechos con récord de victorias incluido con 26-7 de balance, los blancos se jugaban el orgullo de ser un equipo candidato para repetir como campeón del torneo como lo han ido demostrando durante la competición. Es igual de interesante, que solo el Real Madrid y el Maccabi Tel Aviv mantendrían sus posiciones hiciesen lo que hiciesen en una última jornada de infarto con tantas posiciones y posibilidades que pondrán taquicárdicos a los aficionados. Pero los aficionados del Real Madrid siempre quieren disfrutar de su equipo, primero ganando y si puede ser haciendo un gran juego. Todo lo realizado no importa, solo les vale “el hoy” y mejorar la nefasta última semana con derrotas ante Baxi Manresa, Baskonia y FC Barcelona. Por tanto, el encuentro contra Zalgiris 14º con 14-19 de balance tenía mucho de trámite pero también de comprobación del estado físico de un Real Madrid que no volverá a jugar Euroliga hasta dentro de 12 días. Para el encuentro de anoche, fueron baja Rudy Fernández, Sergio Rodríguez y Facundo Campazzo que se quedaron en Madrid.

Publicidad
Clorín

Tampoco viajaron los canteranos madridistas y se quedó una convocatoria de 11 jugadores donde íbamos a tener muchos minutos en cancha a Carlos Alocén y la posibilidad de disfrutar de Eli NDiaye. Precisamente el canterano de Casademont Zaragoza iniciaba el partido. Carlos Alocén formaba con Alberto Abalde y Dzanan Musa como aleros y con Gabriel Deck con Edy Tavares en la pintura. Tras haber anotado 27 puntos ante Baskonia y solo 9 contra el FC Barcelona, el Real Madrid se dedicó a defender algo más intenso que en anteriores partidos y a buscar mejores posiciones para sus tiros con un parcial de 4-8 en los primeros cinco minutos de partido con un acertado Dzanan Musa en ataque y una muy buena defensa que dejaba frío la siempre incombustible afición lituana. De acuerdo que no era el mejor primer cuarto de la temporada y que 8 de los 10 primeros puntos del Real Madrid fueron exclusividad de Dzanan Musa, pero el partido de ayer servía para empezar a corregir errores que se han ido cometiendo en los últimos partidos. Un primer cuarto que se cerraba con un pobre 9-16 para el Real Madrid, con un 43% en tiros de campo, 9 rebotes y 5 asistencias (sin Facu ni Chacho). Más buenas noticias fueron las dos pérdidas de balón y el escaso 27% en tiro de campo para 9 puntos de Zalgiris.

En plena competición no puedes cambiarle “el motor” a un equipo. Lo único que puedes realizar son ajustes y era eso lo que podíamos interpretar durante los primeros diez minutos de juego. Ahora tendría que ser Sergio Llull el base de una segunda unidad que tenía a Causeur, Hezonja, Yabusele y Poirier. Y la defensa siguió funcionando en el Real Madrid ya que tuvieron que pasar casi tres minutos para que Zalgiris anotase una canasta en juego en este segundo cuarto. Aún mejor, hablamos de un parcial de 2-13 de parcial en casi 7 minutos de juego donde los puntos lituanos llegaron desde el tiro libre. Una pena que el Real Madrid no supiese aprovechar el mal momento de Zalgiris para estirar su ventaja pero supo detener un inicio de remontada de Zalgiris con cuatro puntos consecutivos de Vincent Poirier. Gracias al trabajo de gigante galo el Real Madrid continuaba liderando el partido pese a la escasa anotación conjunta, con el 18-25 para el Real Madrid en el minuto 15 de partido. Los errores en el tiro exterior fueron los protagonistas en el segundo cuarto con un 3/15 entre los dos equipos además de escasos cuatro puntos logrados desde la personal. La apatía ofensiva fue continua por parte de los dos equipos donde apenas se lograba un parcial de 16-15 para Zalgiris en este cuarto donde Vincent Poirier lograba 6 puntos y 6 rebotes en este cuarto para llegar al descanso con victoria 25-31 para el Real Madrid. Los porcentajes no llegaban al 40% en ninguno de los dos equipos es cierto. Pero en lo referente al Real Madrid, con sus deberes ya hechos desde hace semanas, quizá la parte más importante fuese el ritmo de juego, su defensa y el control de las pérdidas.

Apenas 31 puntos anotados, con un 36% en tiros de campo 9 asistencias y 6 pérdidas para 41 de valoración. No es un resultado para sentirse orgulloso, pero es que ninguno lo sería ya que antes de gustar, debes dejar de disgustar. Y eso era lo que intentaba conseguir el Real Madrid con un destacado Musa en el primer cuarto con 8 puntos y 9 de valoración y con Poirier en el segundo con 6 puntos y 6 rebotes para 12 de valoración. Otra buena noticia era la floja aportación de Keenan Evans con 6 puntos, pero un 2/8 en tiros de campo. Un Keenan Evans que mejoró solventemente su estadística en este tercer cuarto en donde Zalgiris buscaba la remontada con sus mejores hombres, pero donde nuevamente el Real Madrid encontraba respuesta con los mejores minutos de Edy Tavares que por fin recibió su primera falta partido y medio después para mantener al Real Madrid por delante 32-39 en el minuto 25 de partido. Seis puntos seguidos del caboverdiano dieron oxígeno al equipo blanco que lograba la máxima ventaja posible en el partido, nunca más allá de los 9 de diferencia. Y cuando más parecía tener el partido controlado el Real Madrid, un estrepitoso parcial de 12-1 en apenas dos minutos, metía de lleno a Zalgiris con el 42-44 para el Real Madrid. Y es que de nuevo el fantasma de las 3 pérdidas en esos dos minutos volvió a aparecer y pese a tener un mejor porcentaje en triples, más rebotes y asistencias, los errores en el manejo del balón y los escasos 13 puntos anotados en este tercer cuarto, volvieron a hacer sonar las alarmas en un equipo muy lejos al de su mejor nivel.

Repito que por el lado del Real Madrid, la importancia del partido se resumía en ir corrigiendo errores. No se puede pretender que se tenga que hacer un basket exquisito en Kaunas para luego llegar al Playoff en las mismas condiciones que su rival. Y sinceramente en el último cuarto es cuando pudimos ver los mejores minutos de ambos equipos en el partido. Un cuarto donde los dos equipos llegaron a 20 puntos y donde pudimos disfrutar de un intensísimo duelo entre Brady Manek con 12 puntos y un 4/5 en triples contra Mario Hezonja que anotaba 10 puntos con un 4/7 en tiros de campo. Y si era Mario el que colocaba el 47-52 en el minuto 33, dos triples consecutivos de Brady Manek colocaba el 53-52 para Zalgiris apenas un minuto después. Y es que el duelo de los dos jugadores era maravilloso, porque tras la remontada de Zalgiris, el Real Madrid volvió a la cabeza del partido con un triple de Carlos Alocén. Pero los seis triples anotados por Zalgiris – 18 puntos desde el triple y solo una canasta de dos – amenazaron la victoria blanca con un triple de Kevarrius Hayes que solo había tirado tres triples en su carrera y puso las espadas en todo lo alto con el 62-62 a falta de 8 segundos. Nos encontrábamos en un cuarto donde Zalgiris había logrado un 47% -67% en triples – en tiros de campo y el Real Madrid un 61% en tiros de campo y un 4/7 desde el triple. Curiosa jugada en esos 8 segundos que sube Sergio Llull equilibrándose sobre la línea lateral para asistir a Gabriel Deck que con dos segundos en el reloj, realiza un giro sobre su posición pisando la línea del triple para anotar la canasta del triunfo por 62-64 y dejar sin respuesta a Zalgiris. No fue el mejor partido del Real Madrid pero tampoco el peor. Lo complicado viene ahora cuando el rival que salga del Play-In tendrá las mismas opciones que los blancos de llegar a la Final Four. La canasta ayer de Gabriel Deck no cambia mucho pero sí que le da algo de confianza al equipo blanco aunque al aficionado siempre le pida más.  

Scroll al inicio
Ir al contenido