Inicio / Fútbol / Fútbol de Primera / Todo redondo
Pobla FM
CD Leganés 4-0 RC Deportivo

Todo redondo

El Leganés coge aire a costa de golear a un Deportivo al que adelanta en la clasificación y mete, aún más, en la pelea por evitar el descenso. Butarque vuelve a ver una victoria de su equipo después de casi dos meses. Semana clave para que los hombres de Asier Garitano consigan el objetivo: el martes juegan en Mestalla y el sábado reciben al Granada. 

Goleada a un rival directo (por cierto, de los 20 goles que lleva el Leganés en liga, 6 han sido al Deportivo. Un 30%), portería a cero, los refuerzos invernales comienzan a aportar su granito de arena, aumentar a cinco la diferencia con los puestos de descenso, volver a ganar en casa después de cinco partidos disipando las dudas que se podrían haber creado y además recuperar la confianza para afrontar una semana en la que el Lega se la juega literalmente. A pedir de boca le ha salido la tarde del sábado a un Asier Garitano que en rueda de prensa se quejaba irónicamente “ganamos un partido cada tres meses y el martes ya tenemos otro…”

Los jugadores del Leganés habían aprendido al lección del fatídico partido ante el Sporting de Gijon y para evitar una catástrofe como aquella salieron desde el inicio con la intensidad y la ambición que faltó aquel dichoso día. A la media hora, y tras varios avisos, el Lega había marcado ya dos goles. No habían dado tiempo al Depor, muy tocado en lo anímico, ni para que bajase del autobús. Szymanowski en el veinte remataba con su pierna menos buena dentro del área un centro de El Zhar y Mantovani tras un saque de esquina ejecutado por el propio extremo argentino conseguía dos cosas: la primera es que ampliaba la diferencia en el  marcador, y la segunda es que se convierte en el primer jugador del Leganés en marcar un gol en Segunda B, en Segunda y en Primera División. Historia viva del club pepinero. 

Mientras el Leganés saboreaba junto a su gente lo que era volver a ganar en casa, el Deportivo esporádicamente se asomaba al área de Herrerín, eso sí, sin peligro alguno, fruto de la falta de confianza y del mal momento que atraviesa el equipo (jugadores sin ideas y completamente atenazados sobre el campo). No estaban a la altura de una afición que llenaba hasta la bandera la esquina que reserva el Leganés para la hinchada visitante, dejándose la garganta por su Deportivo que ni mucho menos, pasa sus mejores momentos. Todo un drama el que sobrevuela Riazor que veremos con qué acaba… todo apunta a que con la destiutción de Garitano.

Sin embargo, el propio Garitano que aseguró en rueda de prensa que “ganas no me faltan para seguir”, no tiraba la toalla y realizaba dos variaciones al descanso. Luisinho y Andone entraban al partido por Kakuta y Mosquera. Pero como se suele decir, su gozo en un pozo. No sirvieron de nada sus cambios ya que a los diez minutos del paso por vestuarios, Albentosa se autoexpulsaba. En un balón aéreo, el ex central del Eibar se desentendió del balón y soltó un peligroso codazo a Guerrero. 

La fiesta que el Leganés tenía montada en Butarque parecía tocar a su fin con ese 2-0 pero que en los últimos minutos aprovechando que su rival estaba con diez hombres, aumentaría la diferencia dos goles más. El tercero era obra de Unai López, que tras marcar en el Camp Nou, volvía a hacerlo una samana despúes. Y ya en el descuento,fue Alberto Bueno quien tras un pase de Samuel desde la banda derecha, marcaba su primer gol como pepinero.

Como digo, el Leganés no puede afrontar mejor, a nivel de fútbol y de autoestima, una semana fundamental para el devenir del equipo. El martes se va hasta Mestalla para jugar contra un Valencia al que no ha ganado en las tres veces que se han enfrentado esta temporada y el sábado Butarque recibe al Granada en la que será la tercera final conscutiva como local del Leganés en lo que llevamos de temporada.

 

 

Scroll al inicio
Ir al contenido