Jº 17. ALCOBENDAS 0-1 ATLÉTICO MADRILEÑO

El Atlético Madrileño suma y sigue

Los colchoneros se llevan los tres puntos ante el Alcobendas y apuntan al segundo puesto

Cargando...

Victoria por la mínima de los colchoneros en un partido donde ambos equipos fallaron una pena máxima. El gol de Hugo da la victoria a su equipo en un encuentro igualado y muy reñido. El colista no supo aprovechar varias oportunidades claras para poder arañar, al menos, un punto.

xxxxxxxxxx

Llegamos ya a los últimos partidos de la primera fase y prácticamente, salvo algún descalabro final, ya se saben qué equipos, el Alcobendas entre ellos, lucharán por la supervivencia en esta categoría. Luego están los combinados como el Atlético Madrileño, que tendrán la suerte de luchar por quedar campeón de la Liga Nacional y estar en División de Honor el año que viene.

El encuentro arrancó con mucho ritmo e intensidad. Ambos buscaban acercarse a la portería rival pero no conseguían trenzar dos o tres pases seguidos. El Alcobendas iba tener la primera ocasión del choque, a través de un balón largo para Jesús que ve al portero adelantado y le tira una vaselina, pero el guardameta toca lo justo para evitar el primero. Los locales tienen una asignatura pendiente con el gol.

Los primeros minutos fueron de tanteo, con ambos equipos queriendo controlar su juego a su forma: los de David Hernández con juego directo, mientras que los de Daniel Pérez queriendo el balón bajo sus dominios, mediante posesiones largas y triangulaciones cercanas en campo rival.

El Alcobendas hacía una pequeña presión para dificultar las salidas de balón del conjunto colchonero, pero no era lo bastante efectiva y conseguían superarla sin mucha dificultad. La primera aproximación visitante iba ser en un córner, tras un cabezazo de Samuel sin mucho peligro. Pocos minutos después, iba a venir el tanto visitante ante la pasividad de la defensa local. Buena jugada por la banda entre Samuel y José María, para ponerla perfecta para la llegada de Hugo y que éste solo tenga que empujarla.

Duro mazazo para el Alcobendas que ven, otra vez, cómo están a contracorriente en el marcador. El gol les hizo daño y no supieron encontrar la fórmula para poder reaccionar. Los rojiblancos pudieron hacer más daño a su rival en varias ocasiones. José María lo iba intentar de lejos, donde solo la madera impidió el gol. En la jugada siguiente, el lateral izquierdo conduce el balón hasta el área pequeña y Alejandro entorpece en su camino, cometiendo penalti. El portero iba a salvar los muebles a su equipo por dos veces, primero adivinando el lanzamiento de Adrián y luego en el rechace a otro atacante rojiblanco.

Esto le dio alas al Alcobendas, que según iban pasado los minutos, se fue yendo hacia arriba, buscando la portería contraria. No obstante, a los locales les costaba una barbaridad crear peligro. Los atacantes, Jesús y Javier, lo intentaban a las espaldas de los defensas, pero estaban muy solos contra los cuatro jugadores de la zaga.

Pero el equipo, que, de verdad, estuvo más cerca de anotar fueron los visitantes que vieron como los huecos que dejaban atrás los de casa eran muy grandes. Así iba tener el segundo, Iván que se mete en el área sin ninguna oposición pero topa con el portero local que consigue parar el disparo.

En los últimos compases de la primera parte, la iba a tener los locales a balón parado, tras un cabezazo de Álvaro. Con esta ocasión, llegamos al descanso con todo por decidir en la segunda mitad.

En la reanudación del choque, el ritmo continúo siendo alto por los dos equipos. Ambos iban a tener ocasiones para poder materializar algunas de sus jugadas, pero no estaban lo suficiente entonados de cara a puerta

El partido, por momentos, se convertía en un ida y vuelta. Las piernas ya pesaban. El Atlético Madrileño buscaba sentenciar y dar la puntilla al marcador. Sin embargo, los locales iban a tener realmente peligro en los contragolpes. En una de ellas, Luismi iba a recibir en largo el balón, pero su disparo se va fuera por mucho.

El Alcobendas, según iban pasando los minutos, iba acumulando gente al ataque. Luismi, omnipresente durante todo el partido, iba dársela a Jesús, pero el defensa Iván llega a tiempo para despejar el peligro a córner.

En el último tramo, el jugador con el dorsal 18 iba a tener las grandes ocasiones para ambos equipos. Primero fue el jugador visitante que iba desperdiciar dos aproximaciones, entre ellas un mano a mano.

Luego iba ser César que iba tener también dos manos a mano y en ninguna iba acertar, ya sea por tardar mucho o por efectividad. Ya en el descuento, el árbitro iba a decretar la pena máxima para el conjunto que viste de verde por mano en el área. El encargado iba ser Jesús que iba desperdiciar esta gran oportunidad. Buena parada del portero visitante que evita el empate. Ambos penaltis han sido ejecutados a la derecha del portero y ninguno ha sido gol.

No había tiempo para más. Otra vez el Alcobendas se iba a quedar con la miel en los labios. En la última jornada, los locales se miden a sus vecinos, el Rayo Alcobendas, mientras que el Atlético Madrileño recibirá la visita del Canillas.