Inicio / El Poli / Fútbol Sala / Garri, el pichichi del fútbol sala madrileño

Garri, el pichichi del fútbol sala madrileño

Llevar el gol en la sangre es algo tremendamente complicado y solo unos pocos privilegiados tienen ese don tan especial. En la temporada 19-20, antes de que se suspendiese todo por culpa de la pandemia, Garri anotó nueve goles en ocho partidos. Sin embargo, esta temporada que ha finalizado ha demostrado lo que se pudo entrever en la anterior, ya que se ha convertido en el pichichi de la Tercera División madrileña con 31 goles.

Publicidad
Telba Limpieza - El deporte de Madrid, sin escombros

Tiempo presente y tiempo pasado
están quizá ambos presentes en el tiempo futuro,
y el tiempo futuro contenido en el pasado.

Si todo el tiempo es eternamente presente,
todo tiempo es irrecuperable.
Lo que pudo haber sido es una abstracción,
permaneciendo perpetua posibilidad
solo en un mundo de especulación.

Lo que pudo haber sido y lo que ha sido
apuntan a un fin, que es siempre presente.
Las pisadas resuenan en la memoria
por el pasaje que no tomamos
hacia la puerta que no abrimos.

Aunque el fútbol sala cada vez sea menos espectacular y más físico, y la táctica se haya convertido en la gran protagonista en los últimos años, hay algo que es inmutable en la idiosincrasia de este deporte: para ganar hay que marcar gol. De hecho, la importancia de anotar quizás se haya hecho cada vez más notoria en el mundo del fútbol sala, antes más dado al espectáculo técnico que a la sobriedad.

Pese a que el paradigma futsalero haya cambiado, esta circunstancia se da, sobre todo, en las más altas esferas, en los pabellones que albergan los mejores partidos. El futsal es el mismo deporte en todo el mundo, pero la forma de jugarlo cambia en función de la categoría y el nivel de los jugadores. Y los focos siempre apuntan hacia el mismo lugar.

Fuera de ellos también hay fútbol sala. Clubes humildes y jugadores amateurs disfrutan de este deporte mientras tienen sus trabajos, sus estudios o ambas cosas a la vez. El protagonista de esta historia es uno de ellos. Se llama Garri y en la temporada 2020-21 ha conseguido un logro que difícilmente olvide algún día: convertirse en el máximo goleador de la Tercera División madrileña.

Comienzos talaveranos y llegada a la capital

Fisioterapeuta y readaptador deportivo de profesión, trabajó durante seis años en el Atlético de Madrid. Sin embargo, ahora ha trasladado la readaptación con futbolistas a todos los públicos en Premium Rehab Center, un centro de fisioterapia y recuperación de lesiones ubicado en Las Rozas.

Garri, en su puesto de trabajo | Imagen: Premium Rehab Center

El actual jugador del ED Brunete FS nació en Talavera de la Reina y dio sus primeros pasos en el equipo del colegio. No obstante, en categoría alevín ya demostró sus aptitudes en el futsal al conseguir el campeonato de España de fútbol sala con el Mencar FS. A excepción de una temporada en el Atlético de Madrid cuando era infantil, ya toda su trayectoria transcurrió entre pabellón y pabellón.

Cuando aún era juvenil y jugaba en el FS Talavera se mudó de la ciudad toledana a Madrid para estudiar. Tras llegar a la capital española estuvo jugando un tiempo en Preferente con varios amigos hasta que Parque Lisboa contactó con él para jugar en Tercera. En el club alcorconero tan solo se mantuvo una temporada hasta que recaló en el J3 Ayllón, uno de los equipos con más historia del fútbol sala madrileño, hoy extinto.

La experiencia es un grado

Desafortunadamente, la desaparición del cuadro matritense le pilló a Garri en medio, que admite que J3 Ayllón es el equipo que más le ha marcado a todos los niveles en su carrera en los dos años que estuvo. A partir de ahí pasó primero por Pinto FS y luego por Casco Antiguo hasta que en diciembre de 2019 fichaba por Brunete.

La pasada campaña no pudo disfrutar demasiado en el P. M. José Ramón de la Morena, ya que en marzo se detuvo todo debido a la pandemia. Sin embargo, en la temporada 2020-21 se ha convertido en el máximo goleador de los grupos 3 y 4 de Tercera División con . Garri tiene claro que su conocimiento de la división ha sido crucial: “Llevo jugando muchos años en esta categoría y la conozco muy bien, y además siempre he metido muchos goles“.

El jugador del cuadro brunetense también admite que a partir al principio le costó porque comenzó “muy descentrado a causa de unos asuntos personales”, pero que a partir de Navidad se encontró “mucho más cómodo”. “Hasta la quinta jornada solamente había metido dos goles, así que es un milagro haber metido tantos en la segunda vuelta”, comenta entre risas.

Exigencia y autocrítica, la base de su éxito

Con 31 goles, el ex del Casco Antiguo ha quedado por encima de todos en la tabla de máximos goleadores y solamente ha tenido la competencia de Tiago, jugador del Ciudad de Torrejón que ha anotado 27 goles. El logro de Garri es aún mayor de lo que parece porque el ED Brunete FS solamente pudo alcanzar la tercera plaza en el grupo 3. A pesar de la buena temporada de los brunetenses, el ‘11’ es todavía más exigente: “La temporada del equipo ha sido buena, pero no lo suficiente. Hemos dado la talla durante toda la liga, pero no hemos conseguido ganar a Ciudad de Móstoles ni a Futsala Villaverde en los partidos importantes y eso nos ha condenado a no poder optar más que al tercer puesto”.

De hecho, Garri tiene clarísimo que el cuadro blaugrana conseguirá ascender a la categoría de bronce del fútbol sala español tarde o temprano. “Soy consciente del trabajo que hay por parte del club, con el presidente a la cabeza, para seguir creciendo y mejorando este y estoy convencido de que el trabajo y las cosas bien hechas darán sus frutos y se acabará consiguiendo el ascenso a 2ªB porque hay un equipo nuevo y muy joven pero con una calidad brutal y totalmente capacitado para ganar la liga la próxima temporada”, afirma.

Garri -segunda fila, tercero por la derecha- con su equipo en el pabellón después de un encuentro | Imagen: ED Brunete FS

Asimismo, no solo es exigente con el equipo, sino que también es autocrítico. Comenta que “ha sido una buena temporada a nivel individual, pero no la mejor”. A pesar de rendir a muy buen nivel durante un período de tiempo y coronarse como pichichi de la categoría, cree que podía haber dado más nivel en ciertos partidos y haber sido un poco más regular durante toda la temporada. 

Una temporada atípica para todos

La temporada 2020-21 ha sido extraña en todos los sentidos debido a la pandemia. En Tercera División la liga comenzó más tarde de lo normal, se han suspendido partidos en prácticamente todas las jornadas e incluso hubo equipos que se retiraron antes del comienzo de la competición, con el calendario ya programado. La situación tan atípica ha repercutido de forma negativa en todos los equipos, ya que han tenido que parar y no entrenar muchas veces durante dos semanas si algún miembro del equipo daba positivo.

Por todo ello, la cifra de 31 goles en 18 partidos que ha logrado Garri es espectacular. El jugador talaverano cree que lo peor de esta situación es haber jugado sin aficionados, puesto que “en el fútbol sala no tiene nada que ver un pabellón lleno o un pabellón donde se escucha el silencio”. Además, recuerda que en Brunete tienen una gran afición y su ausencia se ha notado muchísimo esta campaña. Además, añade que en Brunete tienen “una gran afición”, algo que para ellos era diferencial justo antes de la llegada de la pandemia y que esta temporada que ha terminado también lo ha sido pero de forma totalmente diferente.

Aun así, Garri valora de forma muy positiva el hecho de haber podido disputar la liga al completo a pesar de todos los problemas que han surgido a lo largo de la campaña: “Lo más importante al final ha sido que con la incertidumbre que había en septiembre se haya podido jugar la temporada con todos los inconvenientes que existían (falta de continuidad en la competición, muchos partidos atrasados, jugadores que daban positivo en test y no podían jugar…)”.

Goles son amores

Esos 31 goles han ayudado sobremanera al ED Brunete FS a conseguir una clasificación histórica en Tercera División. La obtención de la tercera plaza por parte de la entidad brunetense ha venido, sobre todo, gracias a los más de treinta goles que ha anotado Garri. El jugador castellano-manchego recuerda algunos tantos con más cariño que otros, como por ejemplo los tres que le endosó al Amistad 94 en casa en un encuentro en el que fueron perdiendo prácticamente durante todo el partido. O también el hat-trick que anotó en casa del Dehesa Villalba en el último partido de la primera vuelta.

Por supuesto, en el fútbol sala normalmente los goles no se generan solos, los anotadores necesitan compañeros que les asistan y les ayuden a enviar la pelota al fondo de la red. Así pues, nuestro protagonista comenta que fuera de la pista tiene un gran feeling con todos porque son un grupo extraordinario. No obstante, todos tienen un compañero con el que se entienden sin apenas mirarse, una persona con la que comparten una visión parecida del deporte.

Garri seguirá, al menos, una temporada más en Brunete | Imagen: ED Brunete FS

Por lo tanto, si ha de elegir a uno se queda con Llabres, ya que compartió vestuario con él en su paso por J3 Ayllón. “Es un jugador con un sentido del juego especial y que conozco hace tiempo; me entiendo muy bien con él”, explica. El 16 brunetense ha sido también una de las piezas importantes para que Garri ayudase a su equipo con esos 31 tantos.

El sueño de hacer historia en Brunete

En cuanto a los planes de futuro, Garri tiene claro que quiere continuar en el conjunto de Brunete. De hecho, el club blaugrana ya anunció su renovación en sus redes sociales. Los 31 goles son un argumento irrebatible para seguir jugando una temporada más en el P. M. José Ramón de la Morena. El horizonte de la Segunda División “B” no parece tan lejos para un club que hace tres años estaba peleando en la Preferente madrileña. Por eso mismo, el talaverano sabe a la perfección la ambición que existe en el ED Brunete FS y quiere ser partícipe de ello.

Garri se siente muy a gusto y en el club están encantados con él. El futbolista tiene claro que una de las razones de la buena temporada que han realizado ha sido el entorno tan positivo que tienen: “Tenemos un vestuario -donde incluyo al entrenador y al presidente- muy unido y con un ambiente inmejorable; para mí eso es lo más importante que un equipo debe tener, porque sin eso los éxitos nunca llegan”.

Ha sido una temporada tremendamente complicada para todo el mundo dada la situación pandémica que aún persiste. Garri ha sido capaz de anotar más de una treintena de goles en una campaña en la que ha habido problemas de todo tipo. Su experiencia y su buen hacer en la categoría en años anteriores le han servido para reponerse a todos ellos y alzarse como el máximo goleador de la Tercera División madrileña 2020-21. Quién sabe si dentro de poco lo veremos marcando con el ED Brunete FS por los pabellones de 2ªB.

Scroll al inicio
Ir al contenido